Firmas

La postmodernidad: retorno de la religión, por Fidel García Martínez

La postmodernidad: retorno de la religión, por Fidel García Martínez

En el siglo XX, después de la primera Guerra Mundial, se inicia la descomposición de la llamada Modernidad, con lo que esto supone de la crisis profunda que  se ha manifestado en la desaparición de la grandes relatos y los  grandes sistemas filosóficos: racionalismo idealismo y marxismo nacidos  con la ilustración Francesa y basados en mito del progreso indefinido que llevaría  a la felicidad perpetua de la sociedad sin clases.

Con la  caída del Muro de Berlín y con los atentados del 11 de septiembre 2001 llevados a cabo por  terroristas islamistas  de Al Quaeda  redujeron a cenizas el World Trade Center de Nueva York  en donde estaban las Torres Gemelas, Occidente se quedó huérfano de filosofía  y de relatos para analizar el sentido de los acontecimientos.

Comenzaba una forma nueva de ver al hombre y a la  sociedad, que se ha materializada en lo que genéricamente se denomina postmodernidad, en la que el pensamiento débil  ya no es capaz de establecer ninguna relato coherente y con sentido. Se trata de un pensamiento que cuestiona todo, no admite la verdad   ni fuera,  ni dentro del hombre y proclama el nihilismo moral y el relativismo intelectual ( ni bien ni verdad)  como pensamiento único y políticamente correcto.

Es el triunfo de la postverdad porque como decía el padre ideológico de la postmodernidad Nietzsche no existen hechos sino interpretaciones. El único método de análisis de la realidad es hora la hermenéutica, todo es interpretable pero toda interpretación (lenguaje) es relativa y subjetiva. Este pensamiento postmoderno es el sustento ideológico de la nueva dictadura emergente que es el populismo.

Una de las cuestiones más importantes que está planteando la postmodernidad es la función de la religión en un mundo presuntamente  secularizado  marcado por el politeísmo  y el agnosticismo en que el  fin de la religión parecía ser una realidad, como habían proclamado  el marxismo o el psicoanálisis  con sus teorías sobre la experiencia religiosa como neurosis o alienación.

Para  Gianni Vattimo, el analista más lúcido de la postmodernidad y del pensamiento débil, estas profecías no sólo no se han cumplido, sino todo lo contrario, porque Dios vuelve en tiempos complejos; realmente nunca se  ha ido, han sido los hombres que han luchado y siguen queriendo salir del pozo del ateísmo y de la ecclesofobia  tirándose del cabello.

Para  G. Vattimo ha sido la modernidad fracasada, la que trajo   con sus teorías filosóficas (cientifismo positivista, hegelianismo y marxismo, convertidos en sucedáneo de la Religión) los que lucharon  hasta la extenuación por arrojar la religión al museo  del pasado. Sin embargo, la religión tiene un papel fundamental en los tiempos duros de la postmodernidad, la necesidad  de lo religioso en la actualidad está fundamentada en el final de una época dominada por la ciencia y la técnica que no tienen repuestas para los grandes interrogantes actuales.

Vattimo no admite, por absurdo y contradictorio que rechazados los grandes relatos fundados en la metafísica racionalista idealista o materialista, se pretenda  construirlos sobre el mito científico técnico. Vattimo se considera filósofo hermenéutico porque es cristiano  encuentra una imagen de Dios  en la fe en lo que llama creer que se  cree (esperar creer) por eso sigue dialogando con el Cristianismo en tiempos postmodernos.

Para él, Jesús es la única norma ética basada en el amor. Los valores cristianos han sido, para él, las raíces que más han contribuido  a una cultura de la no violencia, de la democracia y de la libertad. Esto significa el mentís más autorizado tanto para neoliberalismo secularista y laicista, como materialismo ateo social comunista.

El liberalismo europeo  con su apuesta decidida y confusa por el relativismo ético y el multiculteralismo está haciendo inviable la Unión Europea: mientras no queden claros los valores fundamentales que conforman la esencia de  Europa es imposible  la integración de los emigrantes, que  deben aceptar los derechos humanos fundamentales que son la basa de la UE. Los musulmanes, ni los judíos, ni los miembros de otras religiones pueden darse por ofendidos por las raíces cristianas, sino  como escribe el gran pensador Marcelo Pera, es el laicismo fundamentalista europeo  del pensamiento único quien niega  las raíces cristianas de Europa y pretende construir una sociedad europea absolutamente sin Dios.

Autor: Fidel García Martínez, Doctor Filosofía y Letras Licenciado en Ciencias Eclesiásticas.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La postmodernidad: retorno de la religión, por Fidel García Martínez, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Fidel García Martínez

Catedrático Lengua Literatura, Doctor Filología Románica, Licenciado en Ciencias Eclesiásticas . Tesis Doctoral sobre San Juan de la Cruz (Prosa Retórica) Tesis de Licenciatura (Santa Teresa) Premio investigación "María Zambrano (MEC) Colaborador prensa de Asturias y en otros diarios nacionales digitales. Revista brasileña (Hispanista) Participante en los Cursos de Verano de La Granda (Avilés)
Secretario Ateneo Jovellanos de Gijón. Ex-Concejal de Ayuntamiento de Avilés

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.