Diócesis Iglesia en España

La plaza de Santa María de Lugo acogió la Solemnidad del Corpus Christi

La plaza de Santa María de Lugo acoge la Solemnidad del Corpus Christi

Obispo de Lugo, Mons. Alfonso Carrasco: “El Amor es el único alimento que sostiene al hombre en la historia”

El domingo 3 de junio, a las 11 h en la plaza de Santa María de Lugo, el Obispo de la Diócesis, Mons. Alfonso Carrasco, presidió la Solemne Eucaristía de Corpus.

Cientos de fieles asistieron a esta celebración, que en Lugo, la ciudad del Sacramento, adquiere especial relevancia por la permanente exposición del Santísimo en el altar mayor de su catedral de día y de noche, y por contar con el privilegio de la Indulgencia Plenaria, Cotidiana y Perpetua.

Acompañaron la celebración el Orfeón Lucense, el grupo de cámara de la Banda Filarmónica de Lugo y la coral Xeral-Calde.

Después de la eucaristía, las autoridades, movimientos, asociaciones, cofradías, representantes de las parroquias, colectivos de otros países con presencia en nuestra diócesis y fieles participaron en la procesión de Corpus por las calles de la ciudad. También asistieron niños de Primera Comunión.

Durante el recorrido el Grupo Tradicional “Os Xílgaros de Lugo” dirigido Por Óscar Pérez y el grupo de baile tradicional de “Espazo Artístico 10”, dirigido por Xabier Iglesias, interpretaron danzas en Ofrenda al Santísimo Sacramento a lo largo del recorrido de la procesión.

Palabras del Obispo de Lugo, Mons. Alfonso Carrasco Rouco, en la homilía: “En la gran Fiesta del Corpus Christi profesamos solemne y públicamente nuestra fe. La fe de un pueblo que camina unido y que hoy quiere adorar y mostrar su alegría, quiere confesar públicamente dónde está la raíz de su fe.

 

El Santísimo que hoy sale en procesión por las calles, que es el misterio de nuestra fe, está expuesto permanentemente en el centro del altar mayor de la catedral, que es como decir que está también en en centro de nuestra inteligencia y de nuestro corazón, de nuestra comprensión de la vida.

Dios ha querido asumir la condición humana, hacerse hombre con todas las consecuencias, transformando su carne y sangre en fuente de vida. Olvidar esto sería olvidarlo todo. El Señor nos ha querido hasta morir por nosotros y por nuestra salvación pero, además, también nos alimenta cada día el corazón. Nos libera el alma y la conciencia. La Eucaristía es la expresión del amor que todo lo soporta y que no terminan nunca. En ella el Señor renueva su ley: amar al prójimo como Él nos ha amado. Y ese amor debe ser testimoniado en medio del mundo.

Del interior del hombre salen todas las cosas. Quien renueva su corazón, quien despierta la libertad y la conciencia al amor de Dios hace más por el bien futuro de la sociedad que cualquier otro.

En la fiesta de Corpus celebramos la alegría de la constante presencia de Cristo en nuestra vida. El amor es el único alimento que sostiene al hombre en la historia. Este es un día para darle gracias a Dios y para pedirle que renueve nuestra fe e ilumine nuestros corazones para imitarlo; para confiarle nuestro bien, el nuestros seres queridos y el de nuestro pueblo”

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas