Iglesia en España Nacional

La píldora del día después, en el Constitucional, por Profesionales por la Ética

tribunal-constitucional

La píldora del día después, en el Constitucional. La objeción de conciencia y la buena práctica médica, en juego, por Profesionales por la Ética

En los últimos días los medios de comunicación se han hecho eco de la admisión, por parte del Tribunal Constitucional, del recurso interpuesto por un farmacéutico de Sevilla a quien el Colegio Profesional había multado por negarse a vender, por razones de conciencia, la conocida como píldora del día después (PDD). La cuestión pone sobre la mesa cuestiones científicas, jurídicas y éticas como las siguientes:

·        Como ha quedado demostrado científicamente, la PDD tiene, en un elevado porcentaje de casos, un efecto o abortivo. Sorprendentemente, el Gobierno español permite que se dispense sin receta médica ni límite de edad, hecho que, por otra parte, no ha contribuido a reducir el número de abortos quirúrgicos en España, que es creciente.

·        Desde el punto de vista jurídico, es evidente que el derecho a la objeción de conciencia está reconocido por la legislación internacional (recientemente por el Consejo de Europa) y por la Constitución Española. Los Colegios Profesionales debían ser más activos en la defensa de sus profesionales en ese sentido como garantía de libertad.

·        Actualmente, en nuestro estado democrático, son muchos los profesionales que se enfrentan a legislaciones que les piden colaborar  en la información y realización de abortos, la receta y dispensación de fármacos abortivos y otras acciones que son inaceptables desde el punto de vista ético y de buena práctica médica. Exigir al profesional  opciones contrarias  a la buena práctica médica  o a su propia conciencia implicaría  que la legalidad se estaría erigiendo como criterio de moralidad. Desaparece así la valoración ética de los actos profesionales.

Para Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, «la resolución de este caso en el Tribunal Constitucional puede derivar en una sentencia desfavorable para el farmacéutico, algo que sería  incompatible con una sociedad democrática madura que debe ser capaz de resolver los conflictos mediante el respeto de los derechos fundamentales. La consecuencia es que el resto de los profesionales se sentirían también coaccionados». Sin embargo, una sentencia favorable permitiría logar un equilibrio entre los valores éticos, la buena práctica médica y los dictámenes de las leyes que les afectan,  favoreciendo la resolución conciliadora  de los conflictos.

«Más allá del pronunciamiento del Constitucional», concluye Urcelay, «estamos ante una anomalía científica, de salud pública y de sentido común: que un producto como la PDD se dispense con la misma facilidad que una caja de caramelos a mujeres de cualquier edad, sin control. El Gobierno tiene una oportunidad para resolver con urgencia esta situación».

Sobre los efectos de la PDD puede verse también:

http://www.profesionalesetica.org/2013/03/un-equipo-investigador-espanol-confirma-en-paris-el-caracter-abortivo-de-la-pildora-del-dia-siguiente/

 

PARA MÁS INFORMACIÓN:

 

 

Teresa García-Noblejas

Secretaria General y de Comunicación

PROFESIONALES POR LA ÉTICA

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La píldora del día después, en el Constitucional, por Profesionales por la Ética, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email