Portada » Especiales Ecclesia » La Palabra de Dios es... » La Palabra de Dios es viva, eficaz y penetrante
La Palabra de Dios es...

La Palabra de Dios es viva, eficaz y penetrante

La Iglesia está en camino al Sínodo de los Obispos del próximo mes de octubre, dedicado a la Palabra de Dios. Una reciente encuesta preparatoria del mismo y realizada en nueve países occidentales dejaba a España con farolillo rojo en conocimiento y en vivencia de la Sagrada Escritura. España es el último tanto en la lectura de la Biblia -un 20% en el último año- como en el uso de la misma para la oración, práctica efectuada tan solo por un 6% de personas. Asimismo el 22% de los españoles no ha leído ningún religioso en los últimos doce meses.

 Este monumental suspenso en Biblia ha de alertarnos a todos. Hay datos que hablan por sí solos y este uno de ellos. Además este suspenso en Biblia puede degenerar, tarde o temprano, en un suspenso en vida cristiana y en una situación de anemia y debilidad que nos hace muy vulnerables ante tantos acosos exteriores contra la fe y contra el cristianismo. Debemos, pues, paliar de modo inmediato y sistemático esta situación. Nunca como ahora los cristianos hemos de dar razones sólidas de nuestra fe y de nuestra esperanza. De ahí, la necesidad de conocer mejor la Palabra de Dios, de convertirla en el nutrimento de nuestra vida. Y es que “desconocer las Escrituras es desconocer a Jesucristo”, como afirmaba ya en el alba del cristianismo San Jerónimo.

 El autor del libro neostestamentario de la Carta a los Hebreos define y describe la Palabra de Dios de este modo: “La Palabra de Dios es viva y eficaz y más cortante que espada de doble filo. Penetra hasta las fronteras del alma y del espíritu, hasta las junturas y médulas; y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón”.

 La Palabra de Dios es, pues, y está viva. Y es asimismo eficaz. No es un legado milenario e inerte. Acompaña al hombre desde su creación y hasta el final de su peregrinación terrena. Nació para servir de comunicación entre el Creador y la criatura, para mostrarnos el camino de la salvación. Es Palabra para ti y para mí. Es Palabra de vida eterna. “¿Adónde iremos, pues, Señor: solo tú tienes palabras de vida eterna?” ¿Sabéis, amigos, a cuántas lenguas está traducida la Biblia? A 2.454. Ningún otro libro le iguala y ni siquiera se le aproxima.

 La Palabra de Dios es penetrante, interpeladora, transformadora. Nos muestra el camino, la verdad y la vida. Es sal y luz. Nos enseña el ideal de la vida, que son el Decálogo y las Bienaventuranzas. Nos inclina hacia el bien. Nos purifica de aquello que es pecaminoso, torcido y erróneo. Transforma a quien la escucha y la acoge como ha acontecido a lo largo de la historia del Antiguo y del Nuevo Testamento en tantas personas y como ha acontecido y acontece también en la historia de la Iglesia y en el presente.

Jesús de las Heras Muela

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Jesús de las Heras Muela

Jesús de las Heras Muela nació en Sigüenza el 17 de Diciembre de 1958. Es licenciado en Estudios Eclesiásticos (Facultad de Teología de Burgos, 1982), Ciencias de la Información (Universidad Complutense de Madrid, 1992) e Historia de la Iglesia (Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, 1992), habiendo realizado los cursos de doctorado de estas dos últimas disciplinas.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario