Carta del Obispo Iglesia en España

La oración por el Sínodo, por Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara

La oración por el Sínodo, por Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara

 

La misión evangelizadora de la Iglesia tiene su origen en la invitación del Padre, que nos llama por medio de Jesús y nos envía con la fuerza del Espíritu Santo hasta los confines de la tierra para ser testigos de la llegada del Reino. Este testimonio presupone conocer antes los secretos del Reino y descubrir la voluntad del Padre en el silencio de la oración para que sea Él quien oriente nuestra vida, la actividad pastoral y la acción caritativa.

Esto quiere decir que, para ser un buen cristiano, no basta tener fe, sino que es necesario vivir de la fe. Más allá de nuestras realizaciones y proyectos, aunque estos sean muy buenos, el Señor nos invita a vivir con radicalidad la misión, que no es nuestra, sino suya. El mismo que nos llama a vivir en su amistad y a crecer en la comunión fraterna, es también quien nos envía a comunicar la alegría del Evangelio a nuestros semejantes.

En la escucha de Dios en la oración, podemos descubrir que Él nos ama sin condiciones, sale a nuestro encuentro en los distintos momentos de la existencia y camina con nosotros para que actuemos siempre con gozo y disponibilidad, cumpliendo siempre su voluntad. El papa Francisco nos dirá que “el verdadero misionero, que nunca deja de ser discípulo, sabe que Jesús camina con él, respira con él y trabaja con él”. (EG 266).

Esta experiencia hemos de vivirla en todo momento, pero especialmente durante la celebración del sínodo diocesano. Las respuestas a los cuestionarios, las reuniones de los grupos sinodales y la participación en las restantes actividades no pueden ser el fruto de nuestros gustos y deseos, sino la respuesta consciente y gozosa a la invitación de Dios. Solo si experimentamos la presencia del Señor entre nosotros y nos dejamos conducir por la luz de su Palabra, podremos emprender nuevos caminos en la misión, compartiendo alegrías y tristezas, sufrimientos y esperanzas con nuestros semejantes.

Muchos hermanos y hermanas, conscientes de que Dios nos precede siempre con su amor y con su gracia, hace días que están orando por el fruto espiritual del sínodo. Pero, esta oración no está reservada a unos pocos; todos los bautizados hemos de orar por el desarrollo del sínodo. Para caminar juntos, también en la plegaria, hemos publicado una oración que nos ayudará a dirigirnos al Padre con las mismas palabras.

Sin la acogida de los dones del Espíritu Santo en nuestros corazones por medio de la oración, los trabajos sinodales podrían quedarse en fuegos de artificio. Para que esto no suceda, tenemos que asumir que el sínodo no es un fin en sí mismo, sino un medio extraordinario que el Señor nos ofrece para la renovación humana, espiritual y pastoral de cada uno de los bautizados y para el cumplimiento de la misión evangelizadora de nuestra querida diócesis de Sigüenza-Guadalajara en este momento de la historia.

Con mi sincero afecto y bendición, feliz día del Señor.

Atilano Rodríguez, Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.