Internacional

La Navidad en Sierra Leona, después del Ébola

sierra leona

La Navidad en Sierra Leona, después del Ébola

 La diócesis comparte la felicitación del misionero español en Sierra Leona, el javeriano Luis Pérez. Escribe deseando a todos Paz y Bien y Felices Navidades y Año Nuevo.

“Este año mi felicitación de Navidad y deseo de un buen año nuevo es más gozosa y alegre que la del año pasado ya que comparte la alegría de este pueblo sierra leonés que está libre del Ébola y, por lo tanto, ha recobrado la alegría de vivir una vida normal y la esperanza de poder superar, poco a poco, las consecuencias que la epidemia del virus ha dejado en el país y en la sociedad. La pesadilla ha pasado y todos se afanan en mejorar el presente y el futuro en todos los aspectos de la vida.

Desde hace algunas semanas, y cada vez más, se percibe el ambiente navideño, en general y, sobretodo, en las comunidades cristianas: preparación de las reuniones familiares del 24 y 25, fiestas de familia, regalos, organización de fiestas de barrio y vecinales, reuniones, cantos Navideños por las calles y visitando casas, familias, parroquias, instituciones, pidiendo el aguinaldo. Todo saludo de buenos días, tardes o noches, va unido al de ¡felices fiestas! Es decir que el ambiente en general es distendido, esperanzador y alegre.

El país ha sido declarado libre de Ébola, desde hace semanas no ha habido ningún caso ni sospecha de persona enferma, las restricciones, controles y el estado de emergencia han sido anuladas, quedan las medidas de control y vigilancia para detectar los posibles casos, aislarlos, seguirlos y tratarlos adecuadamente; el sistema sanitario sigue atento y no baja la necesaria guardia para prevenir y, en caso necesario, tratar adecuadamente los posibles brotes o casos.

Ahora todos esperamos que el país se vaya recuperando poco a poco, sobre todo a nivel económico: que las compañías vuelvan, que muchos de los que se quedaron sin empleo regresen a sus trabajos, que los proyectos de desarrollo que se suspendieron sean retomados, que las construcciones de infraestructuras se recomiencen, que el mercado internacional se recupere…; es decir que las posibilidades de una vida un poco mejor regresen para aquellos que la habían perdido y el estado del bienestar crezca y se recupere un poco; todo esto no llega a muchos que siguen viviendo en la pobreza y muchos en un estado de supervivencia; pero la esperanza de que algunos mejores el estado de vida es un primer pasado, esperando y deseando que los índices del pobreza del país vayan disminuyendo y haciendo posible una vida más ‘digna’ para más cada vez más. Esperamos que el Año Nuevo nos traiga algo más de esta realidad más justa, equitativa y de una vida digna para todos, donde el estado del bien estar, las posibilidades de educación, sanidad, trabajo… puedan llegar cada vez a más personas y familias…

Las comunidades cristianas, las parroquias ya llevan mese haciendo vida normal: reuniones de jóvenes, adultos, catequesis de niños, grupos de oración, asociación de San Vicente de Paul, caritas…, así mismo en las sucursales de la parroquia, que son nueve, en algunas hay catecumenado. Todos los grupos están preparando la celebración de Navidad con ilusión, participando a la Novena y preparando las celebraciones principales: Eucaristía de Media noche y la de Navidad: cantos, oraciones, participación. Son días en los que la comunidad participa más y asisten hasta los que, normalmente, asisten menos… un poco como en todas partes. La alegría se desborda y la esperanza se hace más presente, junto a un ambiente festivo y de acercamiento de los unos a los otros ¡estupendo! También el compartir se ensancha, aún los que tienen poco, en estos días, ayudan a los que tienen menos, especialmente en las ‘familias extendidas’ donde la acogida recíproca y el compartir forma parte de la cultura de este pueblo y de sus amplias relaciones familiares.

Hace un rato hemos terminado la ‘Misa del Gallo’ que aquí comenzamos a las ocho de la noche, había más de 400 personas, una buena cantidad de jóvenes, demos estado dos horas celebrando la presencia de Jesús entre nosotros y pidiéndole que esta presencia llene cada vez más nuestro corazones e impregne nuestras relaciones nuestro trabajo, la justicia en el mundo. Nosotros también nos hemos hecho eco, con esperanza, de los apelaos a la paz, al respeto de la dignidad, a la fraternidad, a la justicia que en estos días llena el ambiente en general, las llamadas del Papa y dirigentes, las personas y grupos de buena voluntad. Estamos convencidos que la presencia de Jesús, con lo que significa, es garantía de un mundo mejor, más fraterno, más en comunión con Dios y entre las personas, grupos, sociedades y pueblo… hemos celebrado esperanzados entre oraciones, cantos, intervenciones, danzas, sonido de tambores y alegría manifiesta.

Terminada la Eucaristía un rato de conversación y, en grupos, unos cantando, otros más silenciosos; pero todos alegres, nos hemos regresado a nuestras casas; algunos a seguir celebrando con los vecinos…, todos dando gracias a Dios por el momento celebrado juntos y pidiéndole a Señor que nos de la luz, la fuerza y la esperanza de seguir trabajando por una sociedad más fraterna, donde todos seamos más hermanos, donde no haya tantos necesitados y con tantas necesidades…

Yo-nosotros estamos bien, seguimos trabajando, ahora sin las trabas del Ébola, un poco mejor. Os agradezco a todos-as vuestra cercanía, recuerdo, oración y colaboración, todo ello tan necesario para sostener nuestra presencia y servicio aquí. Os deseo una Navidad llena de cercanía del Señor y que el Año Nuevo esté lleno, para vosotros y todos los vuestros, de sus bendiciones”.

OMPRESS-SIERRA LEONA (4-01-16)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email