Opinión

La Navidad de los cristianos en Irak y Siria, por Fidel García Martínez

La Navidad de los cristianos en Irak y Siria, por Fidel García Martínez

Los cristianos por el simple hecho de serlo y por el terrible delito de no querer renunciar a su fe cristiana milenaria, que extendió muy pronto en sus países, Irak y Siria, están sufriendo un genocidio ante la indiferencia generalizada de Occidente que mira para otros lugares y sólo se moviliza y con mucha razón, cuando el terrorismo yihadista siembra la destrucción y la muerte en nombre de blasfemias satánicas.

En Asturias han estado presentes en los últimos días, dos testigos excepcionales de estos asesinatos, extorsiones, humillaciones y toda clase de violaciones de los derechos humanos de las más débiles mujeres, ancianos y niños. La entrevista publicada por La Nueva España ayer sábado 19 de diciembre a la Hermana Guadalupe, Misionera del Verbo Encarnado (eso es la Navidad) describe, como testigo excepcional, los terribles sufrimientos a los que están sometidos los cristianos: mujeres esclavizadas, humilladas y violadas; niños crucificados; hombres brutalmente asesinos. Los cristianos- afirma la Hermana Guadalupe- son perseguidos sin piedad y mueren todos los días de las formas más atroces por defender su fe o mejor y más terrible aún, por no renegar de ella. Para esta argentina intrépida, con una muy relación muy especial con el Papa Francisco, la única solución para solucionar los terribles asesinatos y violaciones que sufren los sirios en general y los cristianos en particular es una intervención militar liderada por una coalición internacional apoyando a los gobiernos de Siria e Irak. Describe con espanto la situación en Alepo, una ciudad tranquila, occidentalizada y modernizada, en donde los cristianos podían vivir con total normalidad, ahora una infierno. Aunque considera que Al Asad es un dictador, los cristianos no sólo eran respetados, y la población siria se encontraba bien en ella y disfrutaba tanto de bienestar social como de buena convivencia. El gobierno de Al Asad era laico y los cristianos gozaban de protección. La llamada primavera árabe apoyada por Occidente de la forma más arbitraria no queriendo reconocer la realidad de Siria sólo ha dejado muerte, asesinato, dolor, guerra y sufrimiento, en donde las mujeres son esclavas sexuales, los niños son decapitados, enterrados vivos.

El otro testimonio sobre la realidad de Irak es el de Raad Salam Naaman, que en un prestigio club social estudiantil de Oviedo, ofreció una conferencia sobre la realidad de Irak totalmente coincidente con la el de la Hermana Guadalupe, también La Nueva España publicó hace unos días una entrevista con este héroe irakí. Nació en Mosul, la antigua y bíblica Nínive. Ha participado en las dos guerras de Irán-Irak y en la Primera Guerra del Golfo. Es uno de los pocos afortunados que han logrado salvarse, escapando y buscando una nueva vida fuera de su país natal. En 1995 llega a Madrid, obtiene asilo político. Tiene la nacionalidad española. Doctor en Filología Árabe Lcdo. En Ciencias Económicas. Escritor. Es uno de los mayores expertos mundiales en el mundo árabe musulmán, como se desprende de algunas de sus obras: “Todo sobre el Islam” o “Desvelando el Islam”. Oírle hablar de las humillaciones, violaciones, violencias que sufren los cristianos católicos en Irak, tanto familiares como amigos, especialmente mujeres, incluidas niñas, así como de los miles de cristianos encarcelados en de países musulmanes sin juicio, justicia y razón con la mentira y el odio, como escusas, resulta estremecedor. Para él también la primavera árabe de Irak mal llevada y peor entendida por Occidente ha supuesto que Irak hoy sea un país en donde el yihadismo ha impuesto la muerte, le sangre y el terror para los cristianos. Y como afirma, Raad Salam, los mismos que aplaudían la frustrada primavera árabe que no era tal, guardan un silencio incomprensible.

Fidel García Martínez

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.