Natividad, fiesta gozo salvación, Vicente Jiménez
Carta del Obispo Iglesia en España

La Natividad, fiesta de gozo y salvación, por Vicente Jiménez Zamora, obispo de Santander

jimenez-zamora

 Queridos diocesanos: Recibid mi felicitación de Navidad, llena de luz, de paz, de amor y solidaridad.

La Navidad es  la presencia del Emmanuel (“Dios-con-nosotros”). “Dios es tan grande que puede hacerse pequeño y venir a nuestro encuentro como niño indefenso para que podamos amarlo. Dios es tan bueno que puede renunciar a su esplendor divino y descender a un establo para que podamos encontrarlo” (Benedicto XVI).

  1. La Navidad es fiesta de la luz. En la Nochebuena la gloria del Señor envolvió de luz y claridad a los pastores, cuando el ángel les dijo “No temáis, os anuncio una buena noticia que será de gran alegría para todo el pueblo: hoy en la ciudad de David, os ha nacido  un Salvador, el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño  envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (Lc 2, 10-12).
  2. Navidad es la fiesta de la paz. . Los ángeles desde el cielo dieron gloria a Dios y entonaron  el primer villancico: “Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad” (Lc 2, 14). “Noche de Dios, noche de paz”,  es el villancico de todas las navidades, que entonamos en las iglesias, en nuestras casas y ante el belén.
  3. Navidad es la fiesta del amor y de la solidaridad. Dios, que es amor, se hace hombre para que el  hombre participe de la naturaleza divina. En Navidad practiquemos la parábola de la solidaridad y del compartir. La contemplación del Niño Dios en el establo de Belén nos remite a contemplarle en los rostros de nuestros hermanos, especialmente de los más pobres y de los que sufren con mayor rigor las graves consecuencias de la crisis económica, social y moral. En esta Navidad como vuestro Obispo y Pastor os invito a realizar gestos solidarios de compartir con las familias más necesitadas, para que puedan celebrar también la Navidad con dignidad humana y cristiana. Que no haya entre nosotros ricos epulones y mendigos lázaros (cfr. Lc 16, 19-31), sino que seamos todos hermanos e hijos del mismo Padre Dios.

 

Ante el portal de Belén, donde están el Niño Dios, la Virgen, San José, la mula y el buey,  os tendré presentes a todos, queridos diocesanos, daré gracias a Dios por el don de vuestras familias y pediré por todas vuestras necesidades.

¡Feliz y santa Navidad 2012 y feliz y santo Año Nuevo 2013!

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email