mujer, gran educadora, por Julián Barrio Barrio
Carta del Obispo Iglesia en España

La mujer, gran educadora, por Julián Barrio Barrio, arzobispo de Santiago de Compostela

Julian Barrio Barrio

La mujer, gran educadora, por Julián Barrio Barrio, arzobispo de Santiago de Compostela

La Jornada internacional dedicada a la mujer es una ocasión para discernir con realismo lo que debemos hacer para superar obstáculos que impiden que la mujer sea respetada y valorada en su dignidad, agradeciendo a tantas mujeres el esfuerzo que han hecho y están haciendo para defender los fundamentales derechos sociales, culturales, económicos y políticos de la condición femenina.

Julián Marías escribió que “la mujer ha sido siempre la trasmisora, la portadora del sistema de creencias de la sociedad y, en este sentido, la gran educadora. Nada importante arraiga si antes no pasa por la mujer, si ella no lo adopta”. Desde el Evangelio en este día internacional de la mujer quiero compartir las justas reivindicaciones de sus derechos, y al mismo tiempo celebrar las conquistas ya logradas. En el empeño de muchas mujeres se puede reconocer las palabras del Señor Jesús cuando dijo: Bienaventurados las que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados (Cf. Mt. 5). De ellas puede decirse que son las mujeres “fuertes” (cf. Prov. 31, 10) que, a pesar de las persecuciones, dificultades o discriminaciones, han participado en la misión de la Iglesia, como escribía Juan Pablo II. En efecto, está también participando de la misión de la Iglesia quien contribuye con su talento y trabajo a una sociedad más justa. El Papa Francisco recuerda además que entre las mujeres encontramos constantemente los más admirables gestos de heroísmo cotidiano en la defensa y el cuidado de la fragilidad de sus familias. También ante las graves discriminaciones sociales las mujeres santas han actuado «con libertad», fortalecidas por su unión con Cristo.

El Evangelio es fuerza de salvación para todos los ámbitos de lo humano y no sólo el espiritual. Juan Pablo II, decidido impulsor de la doctrina social de la Iglesia, afirmaba: “La sociedad y con ella la política, la economía, el trabajo, el derecho, la cultura no constituyen un ámbito meramente secular y mundano, y por ello marginal y extraño al mensaje y a la economía de la salvación. La sociedad, en efecto, con todo lo que en ella se realiza, atañe al ser humano”. Por su bautismo todo cristiano ha de ser sal de la tierra, para que se cumpla toda justicia (Cf. Mt. 3,15). De esta forma, y aún en medio de esta crisis económica y de valores evitaremos, como dice el papa Francisco, que este bienestar nos anestesie.

Queda mucho por hacer en igualdad de derechos. El llamado techo de cristal es por desgracia una realidad. Los informes sobre la pobreza de Cáritas señalan las injusticias que sufren aún muchas mujeres: mayor tasa de paro especialmente en el ámbito juvenil, responsabilidades familiares no compartidas, dificultades en el acceso al empleo y a la formación, imposibilidad de conciliar vida familiar y laboral… Dificultades que convierten a la mujer con escasos recursos económicos en una persona con menos oportunidades para integrarse en la sociedad con plenos derechos.

Que esta jornada sea un acicate para proseguir en el compromiso por cuidar la dignidad de la mujer, algo esencial e inherente a la fe cristiana. El Evangelio de Jesús nos hace tener presente a todas las mujeres, especialmente a las que día a día luchan contra la incertidumbre económica y vital, generada por la crisis de valores que padecemos.

La espalda doblada de aquella mujer con la que se encontró Jesús es la imagen de todas las cargas, de todas las injusticias que viven tantas mujeres en nuestra sociedad. Es el símbolo de la imposibilidad de mirar a los otros de frente, de dirigirse a ellos como a un igual, de entablar una relación de reciprocidad (Lc. 13, 10-17). Que nuestro compromiso por el Reino anunciado por Jesús nos lleve a promover la dignidad de todas las personas.

 

+ Julián Barrio Barrio, Arzobispo de Santiago de Compostela.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email