Internacional

La misionera Ana López desde las cárceles de Bolivia: “Hoy este muchacho me ha adelantado la Navidad

Ana López es una joven laica de Lugo cuya inquietud misionera nació en la JMV, las Juventudes MisionerasVicencianas, y decidió entregar su vida a la Misión trabajando  con los más pobres, pero no como cooperante, sino como misionera en la Pastoral
Penitenciaria de Cochabamba, Bolivia, con situaciones desgarradoras.
Acaba de enviar una carta en la que habla, a pesar de las dolorosas circunstancias de las que es testigo,  de esperanza en este tiempo de Adviento:

“Hola a todos: Hoy quiero darme un tiempito para compartir mi día de
hoy. ha sido una sacudida de esas al corazón, un recordatorio de lo que
es el Adviento, tiempo de fe, de esperanza, de preparar el camino,
porque Dios sigue llegando hoy. Hace unos meses les contaba la historia
del primer grupo de jóvenes, que tuvimos, y lo doloroso que fue ver cómo
los votaron del penal. les decía en aquel entonces que los ponía en
manos de Dios, quedaba confiar, que si las cosas se estaban dando así,
por algo será. y allá donde estén, buscará la manera de salir al
encuentro de ellos. En este tiempo pude ver que realmente así ha sido.
Hace un par de meses salió en libertad el primero, y nos preocupa donde
está, o que está haciendo, pero no perdemos la esperanza, hemos
contactado a su familia, y esperamos que este viernes venga a la
pre-navidad que haremos con todos nuestros amigos, que ya están el
libertad.

El segundo salió en libertad el 27 de noviembre, día de la Milagrosa,
absuelto de los cargos que le imputaron; desde que lo trasladaron
seguimos visitándolo, y como suponíamos su consumo aumentó, tanto que no
se si tocó fondo, pero hace un mes, le hablamos de proyecto hombre. y
parece que quiere intentarlo, estaba contactándose con ellos, hoy está
trabajando y este viernes esperamos su visita. Y el tercero es el que
hoy hemos visitado. Lo han condenado a 10 años, y en la primera visita
que le hicimos, nos encogió el corazón verlo. Hoy nos preparamos para
verlo peor. pero para nuestra sorpresa está muy bien. Trabajando, se ha
hecho amigo de los delegados, y parece estar bien adaptado, juega al
futbol casi a diario. y dice que ya casi no consume. pasamos la tarde
con él, y descubrí un muchacho nuevo, educado, atento, cariñoso,
agradecido, asumiendo que va a estar ahí un tiempo largo, y haciendo
planes de futuro, (nos preguntaba si estaría bien ser carnicero, que era
un buen negocio). Haciendo reflexiones bien profundas, reconociendo sus
errores. y cuando empezó a hablar con cierta nostalgia del trabajo que
hicimos juntos, me desarmó. quién diría que ese grupo nos caló tanto a
todos. llegaban fumados, desaseados, maleducados. pero escuchaban, se
acuerdan de aquella dinámica, de aquello que hicimos, de aquello que
dijimos. y al final nos pedía que volvamos a verle. que nos espera,
tiene 10 años para esperar.  y ya solo lo visita su mamá, una vez al
mes.

Así que hoy le doy gracias a Dios porque mis oraciones, y las de muchos
de ustedes, estoy segura, le han dado un giro a esta historia. y si bien
hemos tenido momentos complicados, y seguro que los tendremos en el
futuro. hoy me ha recordado, que a veces es bueno dejar las cosas en sus
manos. hacer hasta donde puedes, y luego dejárselo a Dios. Me ha
demostrado que cuando uno cree en la gente, le da una oportunidad, por
muy negro que parezca, puede dar fruto. quizá no un cambio de vida
total. pero a veces un cambio como el que yo hoy he visto, es más de lo
que podríamos soñar.  Estamos en Adviento. tiempo de cambio, hoy este
muchacho me ha adelantado la Navidad. porque la espera, la preparación,
el camino, es necesario recorrerlo. pero Dios vuelve hoy, en cada
historia como la de estos chicos, que están empezando a creer que sería
bueno un cambio en su vida. ¿Qué cambios necesitamos nosotros?”.

 

OMPRESS-BOLIVIA (14-12-12)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email