Sin categoría

La misión y la división, homilía 20 domingo, TO, C, por José Román Flecha (18-8-2019)

biblia

La misión y la división, homilía 20 domingo, TO, C, por José Román Flecha (18-8-2019)

 

Hay que condenar a muerte a ese hombre, pues, con semejantes discursos, está desmoralizando a los soldados que quedan en la ciudad y al resto de la gente. Ese hombre no busca el bien del pueblo, sino su desgracia”. Esa fue la acusación contra el profeta Jeremías que los príncipes presentaron ante el rey Sedecías (Jer 18,4-10).

Al fin, Jeremías fue liberado de morir de hambre en el aljibe al que lo habían arrojado. Pero aquel episodio de su vida se repite también hoy. La palabra de Dios consuela a los que creen y molesta a los que se alejan de él. Por eso el profeta es acusado de perturbar la paz y el orden social. Se manipula la opinión pública y se decide eliminarlo. 

Con el salmo responsorial, también nosotros hacemos nuestra la oración del condenado: “Yo soy pobre y desgraciado, pero el Señor se cuida de mí; tú eres mi auxilio y mi liberación: Dios mío, no tardes” (Sal 39,18).

La segunda lectura  (Heb 12,1‑4) nos recuerda que “en lugar del gozo inmediato, Jesús soportó la cruz, despreciando la ignominia, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios”. También él ha sido liberado por Dios, como lo fuera Jeremías.

 

UN TEXTO ESCANDALOSO 

Según el evangelio que hoy se proclama (Lc 12,49-53), Jesús es consciente de que su mensaje desencadenará graves divisiones en la sociedad y aun en el seno de las familias. Hasta los hijos se enfrentarán a sus padres, aparentemente por causa de la fe.

Este texto puede resultar escandaloso. Pero no revela la intención de Jesús sino la realidad que se iba a seguir del anuncio de su mensaje. De sobra sabía él que el evangelio no dejaría indiferentes a las personas. Quienes trataran de vivir en cristiano con frecuencia resultarían molestos hasta a sus mismos familiares.  

Pero esa división se habría de repetir una y otra vez a lo largo de los siglos. También hoy las familias se encuentran divididas por el fundamentalismo de los miembros que se han pasado a otro grupo religioso. O por los familiares que se burlan de los que tratan de mantener la fe. O por los jovenes que buscan su afirmación personal renegando de la fe de sus padres.  

 

LA CRISIS Y EL MARTIRIO 

Con todo, es preciso recordar la frase con la que comienza este texto evangélico:  “He venido a prender fuego a la tierra. ¡Y cuánto deseo que ya esté ardiendo! Con un bautismo tengo que ser bautizado, ¡y qué angustia sufro hasta que se cumpla!” Esas dos referencias al fuego y al bautismo revelan la fuerza del mensaje de Jesús.  

• “He venido a traer fuego en el mundo”. El fuego puede ser entendido como el símbolo del amor, pero también como el símbolo del juicio. El fuego purifica los metales. Y a él se arroja la basura. También la figura y el mensaje de Jesús purifican nuestra conciencia y someten a crisis los pretendidos valores de nuestra sociedad.

• “Con un bautismo tengo que ser bautizado”. En la pregunta que Jesús dirigió a Santiago y Juan, el bautismo significaba el martirio (Mc 10,38). Como se ve, Jesús es muy consciente de las intenciones de los que quieren condenarlo a muerte. Pero acepta voluntaria y generosamente la suerte que le espera.  

– Señor Jesús, cuando preguntaste a tus discípulos qué decían las gentes sobre ti, ellos recordaron que muchos te comparaban con el profeta Jeremías. Al igual que él, también tú fuiste y eres acusado de ser enemigo del pueblo. Tú eres el príncipe de la paz. Pero nuestras opciones generan las divisiones que tú preveías. Danos fuerzas para seguirte por el camino.

 

José-Román Flecha Andrés

Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.