Opinión

La LOMLOE: El fantasma educativo que recorre España

Si alguna necesidad con vistas al futuro tiene la sociedad española, esa  es un pacto nacional para mejorar la educación para las futuras generaciones que se moverán en un mundo muy diferente al de sus padres y abuelos, marcado por la sociedad digital que se impone en todas las realidades de la vida; los alumnos actuales son los conocidos como los “millennials” nacidos en la era digital, cuyo exponente más claro es el fundador-propietario de Facebook. Suckerberg,   con motivo del nacimiento de su primogénita, donó la cantidad sideral de 450.000 millones de dólares para que la sociedad digitalizada sea una realidad también en la educación. Sin embargo la educación es un tema que no  merece la atención de los   políticos, que en sus debates televisivos apenas la nombran y si lo hacen es para imponer la escuela única, laica y pública intentando erradicar la libertad de los padres. Otro de  los mantras que les obsesiona es  el lugar de la asignatura de la religión en la escuela. En eso emplean sus debates televisivos.

El estado actual de postración que vive la enseñanza pública es la  herencia que ha dejado el PSOE en España. Todas las leyes educativas que han funcionado en España desde 1993 han sido las socialistas; nunca quisieron  llegar a ningún pacto por la educación,  ni ahora quieren porque pretenden imponer su proyecto educativo como sea y cueste lo que cueste a los españoles. Nada más ganar las elecciones, en 1993 se dedicaron  con  todas sus fuerzas a controlar la educación, para utilizarla como adoctrinamiento. El tópico  fue el de siempre: la igualdad y el progresismo  que para ellos era una patente de corso para destrozar la enseñanza.  La LOMCE no era la  maravilla de las maravillas, además que su cumplimiento ha sido retardado y/o bloqueado, pero suponía un intento al parecer  imposible  hasta ahora   para mejorar la calidad de la enseñanza y fomentar la libertad de elección, porque los últimos responsables de la educación de los hijos son los padres no lo políticos: no es de extrañar  que las posturas más  conservadoras se opongan a ella y pongan todos los obstáculos posibles. Algunos políticos que  viven dicen ellos de  defender la enseñanza pública, mandan a sus vástagos a  los colegios privados más caros tienen que explicar públicamente el qué de esa elección. La LOMCE ha sido un simple pretexto  para la movilización, la algarada callejera. Los institutos y las universidades son la fuente de donde salen los nuevos políticos sin más preparación que la demagogia y el populismo revanchista. Cualquier reforma por acabar con  la postración educativa, es atacada y rechazada  por aquellos inmovilistas que se han parado en el tópico escuela: única, pública, laica   no por la comunidad educativa sino por los que hacen de la educación su particular cuartel de invierno. Lo importante según algunos no es la excelencia, el esfuerzo serio y constante, el no pasar curso sin demostrar una suficiencia positiva. La enseñanza pública parece conformarse con exigir lo menos  y promocionar como sea para dejar los años de la juventud paseando libros debajo del brazo. Pero la educación pública  no es un regalo del Gobierno de turno, sino que la pagan todos los españoles con sus impuestos, por eso no es gratis, sino muy cara cuando los resultados no son los adecuados. Se debe garantizar la igualdad de oportunidades a todos, especialmente a las rentas más bajas, pero eso no significa  que  se ocupe un puesto escolar durante años de forma negativa. Mientras todo se discute, España es el país de la UE donde más abandono escolar se da. La nueva ley de educación del Sánchez defendida por la ministra Celaá es más de los mismo: menos libertad, más laicismo, menos calidad educativa, más burocracia, más  presión a los enseñanza concertada y diferenciada, tan constitucionales ambas  o más que la escuela única, laica, igualitaria propia de los países social-comunistas. A eso se reduce la LOMLOE, una LOMCE  para peor.

Print Friendly, PDF & Email