Revista Ecclesia » La labor de Cáritas Irak
Destacada Internacional Última hora

La labor de Cáritas Irak

El viaje del Papa Francisco a Irak ha permitido visibilizar al mundo entero la situación de un país devastado por la guerra y la penuria. Sin embargo, en medio de los problemas del país asiático, hay pequeños destellos de esperanza.

Desde 1992, Caritas Irak ha estado en primera línea, sirviendo, defendiendo y acompañando a los más pobres y vulnerables, tanto musulmanes como cristianos, sin hacer distinción de ninguna clase, construyendo puentes entre las distintas comunidades en un país azotado por las divisiones sectarias, tal y como nos cuentan desde Cáritas Internacional.

A día de hoy Caritas ofrece su ayuda a más de 5.000 familias al mes,  trabajando en cuatro de los principales distritos de Irak (Bagdad Capital, Anbar, Duhok) y en zonas más desatendidas o mermadas por la guerra como en Faluya y Mosul. Caritas ha ofrecido, gracias a sus 270 empleados y 200 voluntarios, asistencia a casi 390.000 personas en Irak desde que el Daesh comenzó a atacar a la población desde 2014.

«La visita de Papa Francisco es un momento importante en este tiempo de Cuaresma. Es un signo de esperanza para los cristianos, un mensaje de paz y reconciliación a las diferentes comunidades, con el fin de construir puentes con otras confesiones y dentro de las comunidades», afirmó el director de Caritas Irak, Nabil Nissan.

30 años al servicio de los demás

La misión de Caritas Irak es, desde la organización de la Iglesia católica, ofrecer esperanza, manifestando su solidaridad a las comunidades cristianas, y otras minorías religiosas, que se ven gravemente privadas de sus necesidades y que han abandonado el país en los últimos 20 años debido a la grave discriminación y violencia perpetrada por el mal llamado Estado Islámico.

Además de la ayuda material, el apoyo de Caritas Irak a las comunidades cristianas es crucial para que los ciudadanos vuelvan a recuperar la confianza, para que sepan que han de tratar de conseguir una igualdad de condiciones con los demás iraquíes. De este modo, la Iglesia quiere dar presencia y voz a las comunidades más vulnerables y a través de los medios disponibles por parte de Cáritas, posibilitar que los cristianos puedan vivir su fe.

Los programas que se están llevando a cabo en Irak incluyen una apuesta decidida por la paz y la reconciliación; ofreciendo medios de sustento elementales, atención sanitaria, educativa, de protección contra la covid-19 y en favor de promover el papel activo de las mujeres y los jóvenes.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa