Opinión

La justicia y la vida, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (31-10-2015)

La justicia y la vida, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (31-10-2015)

 El discurso que el Papa Francisco pronunció el día 25 de septiembre de 2015 ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la ciudad de Nueva York es un precioso resumen de una ética social basada en la dignidad misma del ser humano. Baste aquí resumir algunas de sus frases más importantes.

  1. Los organismos financieros internacionales han de velar por el desarrollo sustentable de los países y la no sumisión asfixiante de éstos a sistemas crediticios que generan pobreza, exclusión y dependencia.
  2. La justicia es requisito indispensable para obtener el ideal de la fraternidad universal. Dar a cada uno lo suyo significa que ningún individuo o grupo humano pase por encima de la dignidad y de los derechos de las otras personas singulares o de sus agrupaciones sociales.
  3. Existe un verdadero derecho del ambiente, porque los seres humanos somos parte del ambiente y cada una de las creaturas, especialmente las vivientes, tiene un valor en sí misma, de existencia, de vida, de belleza y de interdependencia con las demás creaturas.
  4. Los más pobres son los que más sufren los atentados al medio ambiente al ser descartados por la sociedad, obligados a vivir del descarte y sufrir injustamente las consecuencias del abuso del ambiente.
  5. La exclusión social y económica genera trata de seres humanos, comercio de órganos y tejidos humanos, explotación sexual de niños y niñas, trabajo esclavo, incluyendo la prostitución, tráfico de drogas y de armas, terrorismo y crimen internacional organizado.
  6. Para formar y mantener una familia se requieren en lo material: techo, trabajo y tierra; y en lo espiritual: libertad del espíritu, que comprende la libertad religiosa, el derecho a la educación y los otros derechos cívicos.
  7. Si se quiere un verdadero desarrollo humano integral para todos, se debe continuar incansablemente con la tarea de evitar la guerra entre las naciones y entre los pueblos… Hay que empeñarse por un mundo sin armas nucleares.
  8. La persecución a los cristianos y otros grupos culturales o étnicos exige un examen de conciencia de los que están a cargo de la conducción de los asuntos internacionales.
  9. El narcotráfico por su propia dinámica va acompañado de la trata de personas, del lavado de activos, del tráfico de armas, de la explotación infantil y de otras formas de corrupción.
  10. La casa común de todos los hombres ha de levantarse sobre la fraternidad universal y el respeto de la sacralidad de la vida humana, de los pobres, de los ancianos, de los niños, de los enfermos, de los no nacidos, de los desocupados, de los abandonados, de los que se juzgan descartables.

El Papa Francisco terminaba citando unos conocidos versos del gaucho Martín Fierro: «Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera. Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos pelean, los devoran los de afuera».

 José-Román Flecha Andrés

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.