Revista Ecclesia » La justicia británica vuelve a cerrar la puerta al suicidio asistido
Internacional

La justicia británica vuelve a cerrar la puerta al suicidio asistido

La justicia británica vuelve a cerrar la puerta al suicidio asistido

En el país fundador de los cuidados paliativos se diferencia claramente entre cuidar y matar

El Tribunal de Apelación británico ha confirmado la decisión judicial que negaba un supuesto «derecho» al suicidio asistido a dos personas impedidas, Tony Nicklinson (fallecido antes de conocerse esta última sentencia) y Paul Lamb. Los abogados de ambos demandantes argumentaban que la Convención Europea de Derechos Humanos, que reconoce el derecho a la autonomía y la autodeterminación al final de la vida, proporcionaba un fundamento jurídico para que sus clientes pudieran recibir ayuda médica para poner fin a su vida. Los tribunales británicos ya habían rechazado esa posibilidad y ahora, en fase de apelación, se confirma el rechazo a ayudar a morir a los pacientes.

 

Según la organización británica Care not killing («Cuidarles, no matarles»), defensora del derecho a la vida hasta la muerte natural, la sentencia confirma una simple verdad: que la ley británica existe para proteger a los más vulnerables y los que no tienen voz: las personas con discapacidad, personas con enfermedades terminales y ancianos, que de otro modo podrían sentirse presionados a poner fin a sus vidas.

 

Por su parte, Carlos Álvarez, portavoz de VIDA digna, un área de trabajo de Profesionales por la Ética, «los intentos de legalizar la eutanasia y el suicidio asistido en Reino Unido han fracasado hasta ahora; los activistas pro eutanasia utilizan la situación de personas concretas para forzar a los jueces a aceptar que se les ayude a morir o se ponga fin a su vida y dar lugar así a un cambio legislativo. Pero en el país en el que nacieron los cuidados paliativos, se diferencia muy claramente que no es lo mismo cuidar y acompañar hasta la muerte a las personas que matarlas directa o indirectamente».

 

VIDA digna forma parte de la Coalición europea para prevenir la eutanasia promovida por Care not killing (Reino Unido), Not dead yet (Ireland), Alliance Vita (Francia), Human LIfe International, Hil Helpers Europe (Austria), Euthanasia Prevention Coalition (Reino Unido) y tiene como fin trabajar para salvaguardar la vida de los más débiles.

 

Web de Care not killing:

http://www.carenotkilling.org.uk/

 

Web de  VIDA digna:

http://www.vida-digna.org/

 

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa