Revista Ecclesia » Continúa la persecución religiosa en China: Un obispo, siete sacerdotes y diez seminaristas, detenidos
Destacada Internacional Última hora

Continúa la persecución religiosa en China: Un obispo, siete sacerdotes y diez seminaristas, detenidos

El Papa Francisco recordó en el Regina Coeli de este domingo 23, víspera de la Jornada Mundial de Oración por la Iglesia en China,  a los cristianos que allí profesan la fe en Jesucristo, de quienes dijo llevar «en el corazón».

Este pronunciamiento ocurre un día después de que la agencia católica Asianews revelase que las autoridades de ese país han detenido al obispo de la prefectura de Xianxiang, Zhang Weizhu, junto a otros siete sacerdotes y diez seminaristas. «¡Qué bueno y qué necesario es que los miembros de una familia y de una comunidad cristiana estén cada vez más unidos en el amor y en la fe! De esa manera padres e hijos, abuelos y niños, pastores y fieles pueden seguir el ejemplo de los primeros discípulos que, en la solemnidad de Pentecostés, eran unánimes en la oración con María en espera del Espíritu Santo. Por eso, los invito a acompañar con ferviente oración a los fieles cristianos en China, nuestros queridos hermanos y hermanas, a quienes llevo en lo más profundo de mi corazón. Que el Espíritu Santo, protagonista de la misión de la Iglesia en el mundo, los guíe y ayude a ser portadores de la buena nueva, testigos de bondad y caridad, constructores de justicia y paz en su patria», añadió ante varios cientos de fieles congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano.

Antecedentes del suceso que muestra que no se está cumpliendo el acuerdo

Zhang Weizhu, de 63 años, fue detenido el pasado viernes 21, un día después de que fueran detenidos algunos profesores y estudiantes en una fábrica propiedad de un católico de Hebei que hacía las veces de seminario diocesanp.

Al menos 100 policías de la provincia de Hebei –de Cangzhou, Hejian y Shaheqiao– rodearon el edificio y varios agentes entraron en el mismo y arrestaron a los sacerdotes, cuatro de ellos profesores, así como a los diez seminaristas que estaban en clase, según informa Asianews. La prefectura apostólica de Xinxiang, que tiene unos 100.000 fieles, no está reconocida por el Gobierno chino, por lo que todas las actividades de sacerdotes, seminaristas y fieles son consideradas «ilegales». Asinews asegura que, según observadores, desde la firma del Acuerdo Provisional entre China y la Santa Sede, la persecución contra los católicos se ha incrementado, por lo que para muchos fieles el pacto «ha sido traicionado».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa