Santa Sede

La Infancia de Jesús: un libro, una promesa, por el padre Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede

El nuevo libro del Papa sobre la infancia de Jesús llega a nuestras manos en tiempo para acompañarnos espiritualmente en el período de Adviento y de Navidad, denso de cultura bíblica, de reflexión teológica y de espiritualidad. Es el cumplimiento de una promesa, que él nos había hecho desde la publicación del libro sobre la vida pública de Jesús, y que había repetido con la publicación del segundo libro sobre la Pasión y la Resurrección.

Si bien es verdad que nos había dicho claramente que el objetivo de su obra “tendiente a comprender la figura de Jesús, su palabra y su actuar”, no comprendía directamente el estudio de los capítulos de los Evangelios sobre la infancia de Jesús (Crf Premisa al 2º volumen); no ha querido negarnos esta “salita de entrada” a la lectura de los libros precedentes.

Nos la presenta con la consueta humildad: “Estoy consciente de que este coloquio entre pasado, presente y futuro no podrá nunca ser realizado… Espero que este pequeño libro, no obstante sus límites, pueda ayudar a muchas personas en su camino hacia, y con Jesús”.

Así como el Papa Wojtyla anciano había expuesto con gran valor su intimidad, en la meditación poética “Tríptico romano”, así el Papa Ratzinger, con no menor valor, se ha expuesto él mismo, y su íntima búsqueda del rostro del Señor y del encuentro con Él. Bien sabía que habría encontrado objeciones en ocasiones pretextadas, en ocasiones legítimas, pero la trama entre el estudio de la Escritura, la reflexión teológica, la cultura humana, la tensión espiritual personal es igualmente extraordinaria y fascinante.

Joseph Ratzinger ha vivido en primera persona -y como Papa- el drama del “rasgamiento entre el Jesús histórico y el Cristo de la fe” y se ha comprometido a guiar a cada uno de nosotros, y por lo tanto a la Iglesia, para superarlo, para volver a darnos el gusto sereno y profundo de la amistad personal con Jesús. Y este es un servicio más fundamental y más urgente que muchos otros en el gobierno de la Iglesia. Porque él es, antes que nada, responsable de la fe de la Iglesia. Por lo tanto le estamos agradecidos por lo que ha hecho concluyendo la obra después de nueve años de no fácil compromiso.

Bien es cierto aquello que decía el cardenal Martini concluyendo su presentación del primer volumen: “El libro es muy bello y nos hace comprender mejor, tanto a Jesús Hijo de Dios, como la gran fe del Autor”.

Traducción: Patricia L. Jáuregui Romero – Radio Vaticano

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email