Revista Ecclesia » La Iglesia española se une en oración con las víctimas de abusos
Destacada Iglesia en España Última hora

La Iglesia española se une en oración con las víctimas de abusos

La Iglesia española celebra el 20 de noviembre la Jornada de Oración por las Víctimas de Abusos.  El Papa Francisco instó a las conferencias episcopales a elegir «un día apropiado en el que orar por las víctimas de abuso sexual como parte de la iniciativa de la Jornada Universal de la Oración». La Conferencia Episcopal Española se sumó a esta petición y eligió el 20 de noviembre, Día Universal del Niño.

«Orar por las víctimas de abuso sexual»

En las celebraciones eucarísticas de este día, se introduce una intención en la oración de los fieles por las víctimas de los abusos de menores. Los obispos españoles elaboraron el subsidio litúrgico en el que se lee la siguiente admonición de entrada:

«La Iglesia en España quiere dedicar este día de la Jornada Universal de la Infancia a la oración y la penitencia por las víctimas de abusos sexuales. Por ello, los cristianos elevamos nuestras súplicas hoy especialmente por los niños y los jóvenes para que todos tengan un hogar donde puedan crecer y desarrollarse en paz y armonía. Así mismo, recordamos con especial cariño a quienes han sufrido cualquier clase de abuso físico o moral; oramos por ellos, para que puedan reponerse y recuperen la confianza, la alegría y la esperanza. Con un sentido fuertemente penitencial pidamos especialmente perdón por lo abusos cometidos contra niños por parte de pastores y fieles de la Iglesia y oremos también al Señor de la vida para nunca vuelvan a repetirse semejantes atrocidades y para que conceda a todos los miembros de la Iglesia un mayor sentido de responsabilidad respecto a los menores de edad a ellos confiados».

Protección de menores

Precisamente, en la reciente Asamblea Plenaria, los obispos españoles han aprobado «un conjunto de normas para afrontar los casos de abusos sexuales contra los menores de edad y personas que tienen habitualmente un uso imperfecto de razón». Así lo explicó el secretario general de la Conferencia Episcopal EspañolaLuis Argüello, el Decreto General sobre la protección de menores que ha aprobado la Asamblea Plenaria de la CEE.

«Es la primera Conferencia Episcopal en el mundo que recoge en un único documento, la normativa canónica dispersa en varios documentos, y tendrá validez en todas las diócesis españolas, en las instituciones religiosas de derecho diocesano», explicó.

Coordinación y rapidez

Será también, ha dicho, un buen instrumento «cuya implantación permitirá una mayor coordinación y rapidez para afrontar este tipo de casos y también que se garantiza los derechos de todas las partes clarificando aspectos que antes se interpretaban por analogía jurídica».

Este decreto incorpora ya las modificaciones que la Santa Sede introdujo, sobre esta materia, en el libro VI del Código de Derecho Canónico, que fue presentado el pasado 1 de junio de este año. El decreto general entrará en vigor en el momento en que reciba la recognitio de la Santa Sede.

Formación y asesoramiento

También en relación a la protección de menores, la Asamblea Plenaria ha concretado la formación y el trabajo del Servicio de coordinación y asesoramiento para las Oficinas de protección de menores. Se han recogido las aportaciones de los responsables de las Oficinas diocesanas o provinciales con las que tuvo lugar un encuentro en Madrid el pasado mes de septiembre.

En esta reunión, de carácter técnico, se vislumbró la necesidad cada vez más amplia de acoger a todo tipo de personas que solicitan ayuda por abusos que han tenido lugar en otros ámbitos. También se habló de los servicios comunes que puede ofrecer la CEE para facilitar el trabajo de estas oficinas. Para ello, la Asamblea Plenaria, ha estudiado la formación de un equipo de personas en la Conferencia que pueda ayudar y prestar los servicios que las oficinas demanden.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa