Revista Ecclesia » La Iglesia española contabiliza 220 denuncias a sacerdotes por abusos desde el año 2001
Destacada Iglesia en España Última hora

La Iglesia española contabiliza 220 denuncias a sacerdotes por abusos desde el año 2001

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, ha indicado esta mañana que «desgraciadamente desde el año 2001 en España ha habido (en general) más de 220.000 denuncias por abusos sexuales. En estos 20 años en España han ejercicio el ministerio 31.000 sacerdotes». Además, el obispo ha declarado que «han llegado denuncias y se han abierto procedimientos a 220 sacerdotes. De esos, 144 pertenecen al clero secular y 76 al clero regular. De los 144 del clero secular han sido resueltos ya 101 y 43 sigue el procedimiento abierto. De los 76 casos que afectan al clero regular, 50 han sido resueltos y 26 casos siguen abiertos».

Estos son los datos que la Congregación para la Doctrina de la Fe ha enviado a la Conferencia Episcopal. Según ha indicado monseñor Argüello, «hace un año las diócesis españolas abrieron las oficinas para recibir denuncias o llevar algún otro tipo de actividades enfocadas en prevención, atención víctimas, cuidado a la presunción de inocencia, y ahora hemos dado este otro paso: la labor de comunión entre nosotros, expresar lo que vamos conociendo y situarnos en un deseo de colaboración con la sociedad».

«Tenemos un verdadero problema social»

Preguntado por las declaraciones de la ministra Ione Belarra, ha reconocido que «es doloroso, injusto y no es adecuado poner todo el foco de los abusos en la Iglesia, que es un escándalo». Para el secretario, «tenemos un verdadero problema social» y diversos informes de asociaciones y de la Fiscalía General del Estado nos hablan de una problemática que afecta a toda la sociedad española en el ámbito familiar principalmente, en ámbitos educativos y deportivos… «Nosotros reconocemos que hemos podido caminar demasiado despacio, mirar para otro lado en otra época, o querer lavar los trapos sucios en casa, (…) pero no me cabe duda de que la Iglesia española quiere colaborar, y agradecemos la ayuda, aunque sea crítica, desde asociaciones y medios de comunicación».

En esta Plenaria los obispos acordaron la creación de un servicio de comunión, asesoramiento y ayuda a las oficinas para la protección de menores, para mejorar el trabajo de las mismas, «del apoyo que tenemos que prestarnos unos a otros» y los »servicios comunes que nos podemos hacer».

«No quiero disimular la gravedad»

Los periodistas le preguntaron al secretario sobre el número de denuncias recibidas este año en las oficinas creadas de atención a las víctimas, y ha explicado que «en este momento no tengo los datos puesto al día». El caso es que dadas las cifras facilitadas por la Congregación para la Doctrina de la Fe, tratará de «un número escaso» de denuncias recibidas. Ante la reiterada pregunta sobre si la CEE tiene intención de abrir una investigación del pasado, Luis Argüello ha respondido de nuevo que «no», una investigación no, «pero queremos escuchar la realidad de la vidas de las diócesis. La propia ley que acaba de ser aprobada ha tenido que revisar la prescripción. Queremos escuchar a las diversas oficinas y ver situaciones, lagunas o cuestiones que nos hicieran pensar que tenemos que tomar otras medidas».

«Cualquier dato de víctima es un rostro y cualquier dato de persona que ha cometido estos abusos es grave. No quiero disminuir la gravedad», ha confesado.

En relación al cruce de acusaciones en esta última semana con la ministra de Derechos Sociales, Argüello lamentó que Ione Belarra tachara a la Iglesia de ser “cómplice” en tanto que se trata de “una acusación grave” puesto que es “una palabra recogida en el código penal”.

Decreto general

Además, Luis Argüello ha informado que cuando la Congregación para la Doctrina de la Fe elabora el Vademecun, los obispos españoles presentaron en Roma el procedimiento, y les respondieron que estaba conforme a los procedimientos, pero «si queremos considerarlo como un decreto general debemos presentarlo a la Congregación de Obispos». Según ha explicado, los decretos generales son necesarios cuando se quiere que una regulación obligue a todos. «Aunque ya de facto los obispos de nuestras diócesis han asumido este texto como decreto general y les está sirviendo en los procedimientos que se hayan podido presentar, sí hemos pensado valorar el enviarlo a la Congregación de los Obispos, porque el gecreto general no solo sería de obligado cumplimiento para las diócesis sino también para congregaciones religiosas», ha declarado.

«Podemos poner el ejemplo de Murcia: Inmediatamente que se produce la denuncia en sede eclesial, nosotros lo ponemos en comunicación de las autoridades judiciales».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa