Revista Ecclesia » La Iglesia en Venezuela preocupada por la situación de los presos
Internacional

La Iglesia en Venezuela preocupada por la situación de los presos

La Iglesia en Venezuela sobre la situación de los presos

La Iglesia en Venezuela  preocupada por la situación que acontece en los recintos penitenciarios del país

La Iglesia en Venezuela ha expresado hoy su preocupación ante la realidad carcelaria que se vive en ese país. “Queremos expresarle al pueblo venezolano y a las instituciones responsables de garantizar la vida y los derechos de los privados y privadas de libertad, nuestra preocupación por la situación que acontece en los recintos penitenciarios”, señala el siguiente comunicado emitido por la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana, la Oficina de Derechos Humanos de la Diócesis de Los Teques y la Vicaría de Derechos Humanos de la Arquidiócesis de Caracas.

COMUNICADO

Garantizar la vida, la integridad física y el proceso justo de la población procesada y penada

“Estuve en la cárcel y no viniste a verme”. (Mt.25,43)

La Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana, la Oficina de Derechos Humanos de la Diócesis de Los Teques y la Vicaría de Derechos Humanos de la Arquidiócesis de Caracas con motivo de la fiesta de nuestra Señora de las Mercedes, queremos enviar nuestro saludo afectuoso y nuestra bendición a los hermanos y hermanas que están en prisión. Igualmente a todas las familias de los privados de libertad.

Preocupados ante la realidad carcelaria que se vive en el país, queremos expresarle al pueblo venezolano y a las instituciones responsables de garantizar la vida y los derechos de los privados y privadas de libertad, nuestra preocupación por la situación que acontece en los recintos penitenciarios del país.

Terrible situación que nos interpela:

1. Expresamos nuestro profundo dolor por los acontecimientos de violencia que día a día se viven en los centros penitenciarios del país, hechos que derivan en el trágico desenlace de numerosos muertos y heridos que consternan a muchas familias y toda nuestra sociedad. Realidad que se ve reflejada hoy en la terrible situación ocurrida en días pasados en las cárceles de Tocorón y Tocuyito.

2. La violencia es el resultado de una serie de situaciones que año tras año hemos venido denunciado: inobservancias del debido proceso; el velar por la integridad física y psíquica de los internos evitando las torturas y los tratos crueles, el garantizar espacios y condiciones sanitarias en la infraestructuras carcelarias; el oportuno traslado a los tribunales de justicia; y el buen trato a los familiares, voluntarios penitenciarios en sus visitas reglamentarias; y el derecho a una alimentación balanceada.

3. Por otra parte vemos con preocupación el surgimiento y fortalecimiento de internos privilegiados (pranes), que controlan desde la seguridad del régimen penitenciario e incluso se dedican a actividades delictivas organizadas desde sus centros penitenciarios.

EXHORTAMOS:

• La intervención efectiva del Estado Venezolano para mejorar las estructuras carcelarias y superar las condiciones inhumanas en las que viven los privados y privadas de libertad.

• A una revisión profunda del sistema penitenciario, cuya responsabilidad es del Estado, que permita la observación de Organismos de Derechos Humanos, de modo que se garanticen estos derechos y la pena tenga alcances de redención y reinserción social

• Que las autoridades venezolanas controlen seriamente los hechos criminales, sus ramificaciones, sus operaciones y complicidades ocurridas en los centros penitenciarios, a fin de determinar las responsabilidades a que haya lugar.

• Que se apliquen las Reglas Mínimas para el trato de reclusos de las Naciones Unidas

• La iniciación de un diálogo constructivo y armónico entre la sociedad y las autoridades que permita la búsqueda conjunta de soluciones viables y sostenibles en pro de los privados y privadas de libertad.

• Considerar justamente la situación de las personas privadas de libertad por motivos políticas, en la cual se evidencia pública y comunicacionalmente violaciones a sus derechos fundamentales de manera reiterada.

• Que el Estado tome acciones contundentes para erradicar estos hechos, de manera que restaure una justicia autentica, evitando convertirse en un actor indiferente y cómplices de esta realidad.

Invitamos a todos los fieles católicos y a hombre y mujeres de buena voluntad a dar testimonio de caridad operativa y a los creyentes orar intensamente a Dios Nuestro Señor por la solución de la crisis carcelaria.

Que Nuestra Señora de Las Mercedes, madre de misericordia interceda por todos los privados y privadas de libertad de nuestro País.

En Caracas a los 23 días del mes septiembre de 2015

+ Mons. Roberto Luckert León
Presidente Oficina de Justicia y Paz

+ Mons. Baltazar Porras
Presidente Comisión de Pastoral Social

Presbítero Saúl Ron Braasch
Vicario Episcopal Comisión de Justicia y Paz de la CEV

Fuente: Prensa CEV / Cáritas de Venezuela



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa