Revista Ecclesia » La Iglesia de la India agradece el don de sus compatriotas canonizados
canonizaciones
Internacional

La Iglesia de la India agradece el don de sus compatriotas canonizados

La Iglesia de la India agradece el don de sus compatriotas canonizados este domingo
“Es una ocasión para regocijarnos y, al mismo tiempo, agradecer a Dios el maravilloso don de estos dos nuevos santos a la Iglesia de la India, y a la Iglesia universal en general”, explicaba la Conferencia Episcopal India ante la canonización de Kuriakose Elias Chavara y Euphrasia Eluvanthingal. Ayer domingo el Papa Francisco los canonizaba, en una ceremonia en la que también fueron canonizados cuatro santos italianos: Giovanni Antonio Farina, obispo de Vicenza y fundador, Ludovico da Casoria, también fundador, Nicola da Longobardi, miembro de la Orden de los Mínimos, y Amato Ronconi, de la Tercera Orden de San Francisco, creador e impulso de un hospital.
En su nota, los obispos indios señalaban, además, que la canonización de estos dos compatriotas daba amplio testimonio del hecho de que la fe cristiana está profundamente enraizada en el suelo indio y de que “miles de hombres y mujeres de nuestra patria dedican su vida entera a seguir a Jesucristo”.
Kuriakos Elias Chavara de la Sagrada Familia (1805-1871) nacido en Kerala, fue sacerdote, fundador – de la congregación de los Carmelitas de maría Inmaculada – reformador espiritual y un promotor incansable de la espiritualidad de la Sagrada Familia, que añadió a su nombre. Este verdadero “pionero” se ha convertido además en un verdadero maestro espiritual a través de las muchas obras que escribió, poéticas, litúrgicas y espirituales.
Eufrasia Eluvathingal del Sagrado Corazón (1877-1952), natural también de Kerala, ofreció a Dios sus votos religiosos en la Congregación femenina fundada por Chavara, la Congregación de las Hermanas de la Madre del Carmelo. Sus cartas espirituales son la fuente para conocer sus santidad, profunda espiritualidad y unión con Dios, además de sus extraordinarias experiencias místicas. La gente que la conocía le puso el sobrenombre de “Madre Orante”, al verla rezar, y sus hermanas de congregación, al ver su paz y serenidad, la solían llamar “tabernáculo móvil”.
El Papa en el ángelus, tras la ceremonia de canonización, recordaba este don para la India: “Por la intercesión de los santos indios, provenientes de Kerala, gran tierra de fe y de vocaciones sacerdotales y religiosas, el Señor conceda un nuevo impulso misionero a la Iglesia que está en la India – que es tan viva – para que, inspirándose en su ejemplo de concordia y de reconciliación, los cristianos de la India prosigan en el camino de la solidaridad y la convivencia fraterna”.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas