Carta del Obispo

La iglesia contribuye a crear una sociedad mejor, carta del obispo de León, Julián López Martín

julian-lopez

Ante la jornada de la Iglesia diocesana (18XI2012)

Queridos diocesanos:

         El domingo 18 de noviembre, por ser día del Señor y día de la Iglesia como todos los domingos, os recuerda que sois Iglesia, edifico espiritual en construcción con las piedras vivas que somos todos los creyentes en Cristo, el único fundamento. Pero la Iglesia se realiza y manifiesta en un lugar determinado. Es lo que llamamos Iglesia particular o diócesis e Iglesia local que es también la diócesis y, ciertamente, la parroquia. Al frente de la diócesis está el obispo, sucesor de los Apóstoles. Al frente de la parroquia está un presbítero que hace las veces del obispo.

 

Ahora que estamos celebrando los 50 años de la inauguración del Concilio Vaticano II, es oportuno recordar que fue allí donde se logró recuperar esta verdad en la conciencia de todos los cristianos, pues hasta entonces tan sólo se hablaba de la Iglesia Universal cuya cabeza es el Papa. Esto es verdad también y afecta especialmente al misterio o realidad íntima de la Iglesia como comunión de los bautizados con Jesucristo, lo que llamamos cuerpo (místico) de Cristo, templo del Espíritu Santo, pueblo de Dios, etc. Las Iglesias particulares o locales son, pues, las comunidades de los fieles cristianos unidos en la fe y en los sacramentos con su obispo. Las Iglesias particulares están “formadas a imagen de la Iglesia Universal. En ellas y a partir de ellas existe la Iglesia católica, una y única” (LG 23; cf. CD 11).

Pero la comunidad de la Iglesia, enseñó también el Concilio Vaticano II, fue establecida por nuestro Señor como un signo e instrumento de salvación para todos los hombres. Por eso la Iglesia tiene una misión que cumplir y lo hace anunciando el evangelio, santificando a los hombres y creando una comunidad que ha de vivir en el amor y ser para toda la sociedad un referente de la unión con Dios y de todos los bienes que se derivan de la salvación. En este sentido la Iglesia, es decir, cada diócesis y cada parroquia y aún cada comunidad cristiana, siendo fiel a su razón de ser, presta un gran servicio a la sociedad y la ayuda a ser mejor. El ejemplo más patente lo tenemos en estos tiempos de crisis económica y de desesperanza generalizados. Las instituciones sociales como Caritas son la expresión del amor fraterno hecho servicio y acogida a todo el que lo precisa.

La Jornada de la Iglesia, como se denomina también este domingo desde hace años, quiere recordar a todos los feligreses (“hijos de la Iglesia”), lo primero que somos comunidad o Iglesia diocesana y parroquial con una misión en el mundo y, lo segundo, que la misión y el servicio que podemos prestar a la sociedad depende en buena medida de que aportemos cada uno nuestro grano de arena a la diócesis y a la parroquia. No es cuestión de dinero, aunque este es necesario también y es la fórmula más fácil para los que tienen medios económicos, sino de sentirse miembros vivos de esa comunidad poniendo a su servicio e, indirectamente, al de la sociedad tiempo, dotes personales, calor humano, generosidad y esperanza. De todo esto se tiene necesidad en estos tiempos.

Con mi cordial saludo y bendición:

+Julián, Obispo de León

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La iglesia contribuye a crear una sociedad mejor, carta del obispo de León, Julián López Martín, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email