Roberto Carlos Pacheco, el defensor del medio ambiente asesinado.
Internacional Última hora

La Iglesia condena el asesinato de Roberto Carlos Pacheco, defensor del medio ambiente en la Amazonía

Ayer, 12 de septiembre, fue encontrado sin vida y con heridas de bala Roberto Carlos Pachecho, en la región Madre de Dios, en la Amazonía Peruana. Su padre, Demetrio Pacheco, es vicepresidente del comité de Gestión de la Reserva Nacional de Tambopata. Toda la familia llevaba denunciando la tala ilegal desde el año 2012 y recibían continuas amenazas, que finalmente se han materializado. El asesinato ha sido condenado por la Iglesia local en un pronunciamiento.

Demetrio Pachecho tenía un terreno en concesión, y en repetidas ocasiones había puesto en conocimiento de la Fiscalía Ambiental la incursión de madereros ilegales. Fue precisamente en terreno de esa concesión donde fue encontrado el cuerpo de su hijo Roberto Carlos. El viernes por la tarde había salido y, al ver que no regresaba, entre sus seres queridos saltaron las alarmas. Por la mañana, se confirmaron los peores presagios.

Víctor Zambrano, presidente del mismo comité de gestión de la Reserva Nacional de Tambopata, denunció ayer en Radio Madre de Dios, emisora perteneciente a la Iglesia local, que los defensores del medio ambiente se encuentran «totalmente desprotegidos». Zambrano, en la entrevista, aseguró temer también por su vida y por la de su familia, y denunció la extensión en la región del «sicariato», la contratación de asesinos a sueldo.

«Indiferencia» ante sus denuncias

El vicariato apostólico de Puerto Maldonado, cuyo obispo es David Martínez de Aguirre, vicepresidente de la Conferencia Eclesial Amazónica, ha emitido un pronunciamiento condenando la muerte. «Queremos hacerles llegar nuestro mensaje de repudio a quienes han protagonizado este aborrecible asesinato y recordarles que Dios pide cuentas por toda sangre derramada: “¿Qué es lo que has hecho? La sangre de tu hermano me grita desde la tierra” (Gen 4, 10). Atentar contra la vida es atentar contra el mismo Dios, y en definitiva, contra uno mismo», afirma el mensaje.

El vicariato apostólico recuerda que Roberto Carlos y su familia no fueron escuchados por sus denuncias: «Como respuesta a sus denuncias, recibieron indolencia e indiferencia». Además, recuerda que «más hermanos nuestros que están siendo amenazados por defender los bosques y los ríos, así como de campesinos e indígenas amenazados por defender sus territorios». Para ellos pide «que el Estado les brinde las garantías oportunas para que puedan vivir con tranquilidad tanto ellos como sus familias».

Finalmente, desde el vicariato se hace «un llamado a la ciudadanía en general, a organizarse para velar por la vida de nuestros defensores de la Casa Común y de los pueblos indígenas».

A nivel internacional, la muerte del activista por el medio ambiente ya ha sido condenada, también, por la Relatora Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos de la ONU, Mary Lawlor.

Con informaciones de Radio Madre de Dios y CAAAP (Beatriz García Blasco)

Print Friendly, PDF & Email