Carta del Obispo

La ideología de género rompe la familia, por Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

demetrio fernandez obispo de cordoba

¿En qué consiste la ideología de género, de la que oímos hablar continuamente? –El Papa (B16) acaba de referirse a ella, con tonos suaves pero profundamente alarmantes. La ideología de género destroza la familia, rompe todo lazo del hombre con Dios a través de su propia naturaleza, sitúa al hombre por encima de Dios, y entonces Dios ya no es necesario para nada, sino que hemos de prescindir de Él, porque Dios es un obstáculo para la libertad del hombre.

La ideología de género es una filosofía, según la cual “el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social del que se decide autónomamente, mientras que hasta ahora era la sociedad la que decidía” (B16). La frase emblemática de Simone de Beauvoir (1908-1986), pareja de Jean Paul Sartre: “Mujer no se nace, sino que se hace” expresa que el sexo es aquello que uno decide ser. Ya no valdrían las ecografías que detectan el sexo de la persona antes de nacer. Esperamos un bebé. ¿Es niño o niña? –La ecografía nos dice claramente que es niña. No. Lo que vale es lo que el sujeto decida. Si quiere ser varón, puede serlo, aunque haya nacido mujer. Y si quiere ser mujer puede serlo, aunque haya nacido varón. No se nace, se hace. Al servicio de esta ideología existen una serie de programas formativos, médicos, escolares, etc. que tratan de hacer “tragar” esta ideología a todo el mundo, haciendo un daño tremendo en la conciencia de los niños, adolescentes y jóvenes.

La ideología de género no respeta para nada la propia naturaleza en la que Dios ha inscrito sus huellas: soy varón, soy mujer, por naturaleza. Lo acepto y lo vivo gozosamente y con gratitud al Creador. No. Relacionar con la naturaleza, y por tanto con Dios, mi identidad sexual es una esclavitud de la que la persona tiene que liberarse, según esta ideología equivocada. De aquí viene un cierto feminismo radical, que rompe con Dios y con la propia naturaleza, tal como Dios la ha hecho. Un feminismo que se va extendiendo implacablemente, incluso en las escuelas. La iglesia católica es odiada por los promotores de la ideología de género, precisamente porque se opone rotundamente a esto. “Ahora bien, si no existe la dualidad de hombre y mujer como dato de la creación, entonces tampoco existe la familia como realidad preestablecida por la creación” (B16).

Y, sin embargo, una de las realidades más bonitas de la vida es la familia. La familia según su estructura originaria, donde existe un padre y una madre, porque hay un varón y una mujer, iguales en dignidad, distintos y complementarios. Donde hay hijos, que brotan naturalmente del abrazo amoroso de los padres. La apertura a la vida prolonga el amor de los padres en los hijos. Donde hay hermanos, y abuelos, y tíos, y primos, etc. ¡Qué bonita es la familia, tal como Dios la ha pensado! Dios quiere el bien del hombre, y por eso ha inventado la familia. Aunque la ideología de género intenta destruirla, la fuerza de la naturaleza y de la gracia es más potente que la fuerza del mal y de la muerte. La familia necesita la redención de Cristo, porque Herodes sigue vivo, y no sólo mata inocentes en el seno materno, sino que intenta mentalizar a nuestros niños, adolescentes y jóvenes con esta ideología, queriendo hacerles ver que hay “otros” tipos de familia.

El Hijo de Dios nació y vivió en una familia y santificó los lazos familiares. La fiesta de la Sda. Familia de Nazaret en el contexto de la Navidad es una preciosa ocasión para dar gracias a Dios por nuestras respectivas familias, que son como el nido donde hemos nacido o donde crecemos y nos sentimos amados. Es ocasión para pedir por las familias que atraviesan dificultades, para echar una mano a la familia que tengo cerca y cuyas necesidades no son sólo materiales, sino a veces de sufrimientos por conflictos de todo tipo. La fiesta de la Sda. Familia de Nazaret, compuesta por Jesús, María y José es una oportunidad para reafirmar que sólo en la familia, tal como Dios la ha instituido, encuentra el hombre su pleno desarrollo personal y, por tanto, la felicidad de su corazón. En la familia está el futuro de la humanidad, en la familia que responde al plan de Dios.

Recibid mi afecto y mi bendición:

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Ecclesia

Administrador

3 comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • habra homosexuales por opcion, pero tambien los hay por naturaleza; a veces la naturaleza juega esas pasadas: es su naturaleza y no pueden vivir en contra de la misma.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
    • Es un tema muy complicado. Intento verlo bajo mi mirada de creyente cristiana y practicante. Hay homosexuales por cultura, y los hay también por naturaleza. Y la naturaleza es obra de Dios. Por tanto Dios ha contemplado al homosexual en su creación. Abbe Pierre en su obra “Dios mío porqué”, lejos de condenarla, contempla la unión de pareja entre homosexuales, a la que prefiere llamar “alianza” mejor que “matrimonio”, sencillamente para en estos momentos, evitar una excesiva ruptura social ante costumbres muy arraigadas. Es cauto también ante la posible adopción de niños por parte de estas parejas, pero no asegura que sea necesario evitar la monoparentalidad de los padres adoptivos, y su cautela viene más bien por el peso aun excesivo de la sociedad tradicional que pudiera causar algún conflicto en el niño.
      Por mi parte no creo que Dios haya inventado en exclusiva el modelo más tradicional de familia -yo viví en una de ellas y estoy inmensamente agradecida a mis padres- pero creo que Él ha contemplado otros modelos, siempre que haya amor, cuidado y calor humano entre sus miembros. La propia familia de Jesús, si se mira un poquito bien, no era del todo tradicional.
      En cuanto a la elección del sexo, efectivamente creo que no se puede elegir. La ciencia es aun incapaz de transformar un varón en una verdadera mujer y viceversa. El día en que pueda ser pienso que será necesario replantear ese asunto. Y no creo que vaya contra Dios puesto que la ciencia y toda técnica elaborada por el hombre viene, a través de éste, de Dios; esto por una parte, y por otra, si Dios nos dió un sexo físico, nos dió también una mente que puede desdecir ese sexo. Ciertamente con la técnica actual podrá haber un cambio de sexo en los papeles pero no será plenamente real; pero cuando la técnica logre la posibilidad de transformación auténtica para personas cuya mente está caracterizada más en el sexo distinto al suyo físico será necesario el replanteamiento.

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
      • Generalmente el desbalance sexual de una persona sucede en la infancia,ahi es donde suceden los traumas que generalmente se cargan toda la vida. La mayoria de esos traumas son POR FALTA DE AMOR (esa falta puede ser por rechazo,desprecio,golpes,humillaciones etc) DE UN PADRE,DE UNA MADRE O DE AMBOS. El ser humano nace en,por y para el AMOR, y su corazón no descansará y será feliz hasta que lo encuentre. Por supuesto que no todos sufren la misma herida,aunque hayan sufrido el mismo mal,pues la capacidad es diferente en cada persona (el umbral del dolor unos lo resisten mas que otros). La sensibilidad de cada persona es diferente y a veces el dolor o trauma recibido impide buscar a la persona el amor en el otro sexo y opta por buscarlo en el mismo. Pero no confundamos Amor con sexo,en el que el sexo es solo una pequeña,pero importante parte del Amor. Por lo que la sexualidad debe ejercerse con responsabilidad y no ser causa de escándalo,por simple respeto a los demás. Y así como la intimidad de una pareja debe darse en la “intimidad de un lugar”, y no debe ésta vulnerarse,tambien la conciencia es un acto íntimo y personal que tambien tiene el mismo derecho . Aún el que no es creyente,para vivir en paz en sociedad,debe respetar a ésta,para recibir el respeto de la misma sociedad. Dios juzga la conciencia y los actos de la persona,pues el creador es el único padre y juez de la creatura. San Agustin dice que vamos a ser juzgados en el Amor y el que ama no hace mal a nadie

        GD Star Rating
        loading...
        GD Star Rating
        loading...