Firmas Santa Sede

La historia de los huesos antiguos bajo el suelo de la Nunciatura, por Andrea Tornielli

La historia de los huesos antiguos bajo el suelo de la Nunciatura, por Andrea Tornielli

El descubrimiento de restos humanos en el sótano de la casa del portero de Villa Giorgina. Un caso que se ha intentado conectar, sin fundamento, con la desaparición de Emanuela Orlandi

Andrea Tornielli – Ciudad del Vaticano, 28 de julio de 2019
Imagen de archivo: entrada de la Nunciatura Apostólica italiana en Roma.  (ANSA)

Es un caso que ha causado una fibrilación mediática considerable y que hemos intentado de alguna manera conectar, sin ningún fundamento, con la desaparición de Emanuela Orlandi. Así fue como se logró el descubrimiento de restos humanos pertenecientes a personas que vivieron en los primeros siglos de la era cristiana en una dependencia de la Nunciatura Apostólica en Italia. Un signo de la voluntad de la Santa Sede de actuar con la máxima transparencia, en colaboración con las autoridades italianas.

La llamada

En la tarde del 26 de octubre de 2018, una petición de intervención ante la Nunciatura Apostólica en Italia llegó a la oficina de la Gendarmería Vaticana. La solicitud de intervención de los gendarmes fue hecha por el ingeniero Mauro Villarini, jefe de la oficina de la APSA (Administración del Patrimonio de la Sede A postólica), a petición del subsecretario, Monseñor Giuseppe Russo. En una habitación del sótano de la casa del portero, que hace parte del complejo de Villa Giorgina, durante las obras de renovación para la reconstrucción del suelo, algunos trabajadores encontraron un esqueleto humano y otros fragmentos de huesos entre los muros. El comandante de los gendarmes, Domenico Giani, había enviado inmediatamente a sus hombres. Estuvieron presentes el nuncio apostólico Paul Tscherrig, los dos consejeros de la Nunciatura y la arquitecta Annalisa Zilli, empleada de la APSA, que supervisó el trabajo confiado a una empresa.

Villa Giorgina

El complejo está situado en la calle Po 27 de Roma y ocupa un espacio cerrado entre la calle Po, la calle Salaria, la calle Iacopo Peri y la calle Giulio Caccini. Fue construido en 1920, el primer propietario fue el industrial turinés y senador del Reino, Isaia Levi, que había querido ponerle el nombre de su hija a la villa.

Isaia Levi, que se había convertido al catolicismo, legó en 1949 su residencia romana al Papa Pío XII, en señal de gratitud por la ayuda que había recibido durante los años de persecución racial y la ocupación nazi de la capital. Diez años más tarde, en 1959, el nuevo Papa Juan XXIII decidió trasladar a este lugar las oficinas de la Nunciatura de la Santa Sede en Italia, que desde 1929 hasta entonces había estado ubicada en una villa de Via Nomentana.

La casa del portero

El edificio del conserje de Villa Giorgina, separado del cuerpo principal de la residencia del nuncio apostólico y de las oficinas, está compuesto por un apartamento en la planta baja y en el sótano. En el primero de los dos cuartos de servicio del sótano, los trabajadores han encontrado los restos humanos, incrustados en la pared de la ventana que da a Via Po.

La inspección de Arcudi

De acuerdo con los superiores de la Secretaría de Estado, el comandante de los gendarmes trajo esa misma tarde al profesor Giovanni Arcudi, uno de los principales expertos en antropología forense, profesor de medicina forense de la Universidad Tor Vergata, antiguo colaborador del Cuerpo de la Gendarmería Vaticana. Arcudi, tras un análisis morfológico inicial, consideró imposible establecer el sexo de los restos encontrados bajo el suelo, y especificó la necesidad de utilizar técnicas especializadas de disección para el esqueleto incrustado en la pared.

La intervención del poder judicial italiano

Los locales en cuestión fueron confiscados y todo el apartamento precintado. También se pidió a la Policía Científica y al Escuadrón Móvil de la Jefatura de Policía de Roma que intervinieran y llevaran a cabo una inspección técnica inicial. Inmediatamente se informó también al Fiscal General de Roma, Giuseppe Pignatone, quien delegó la investigación en el Fiscal Adjunto Francesco Dall’Olio. El Primer Ministro ordenó que todo el material encontrado -el esqueleto y los fragmentos óseos- se analizara y conservara en el Departamento Anticrimen de la Policía Estatal.

La opinión del arqueólogo

Mientras tanto, la Gendarmería Vaticana pidió la opinión del profesor Giandomenico Spinola, jefe del Departamento de Antigüedades Griegas y Romanas de los Museos Vaticanos, que en el pasado ya había realizado estudios en la zona de Villa Giorgina. Spinola, basándose en abundante documentación, señaló que Villa Giorgina fue construida en la zona de una necrópolis del final de la época republicana y de la primera época imperial romana. Ya en la década de 1920, durante la excavación de los cimientos y la construcción de la muralla del complejo, se había encontrado material relacionado con enterramientos antiguos.

Datación por radiocarbono: restos romanos

Las investigaciones, llevadas a cabo por la Policía Científica con datación por radiocarbono, trazaron los hallazgos óseos a un período de tiempo entre los años 90 y 230 de la era cristiana. Ante el resultado de la investigación, el Ministerio Público solicitó que se cerrara el caso por el procedimiento abierto contra desconocidos con la hipótesis de asesinato.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.