Iglesia en España

La Fundación Victoria peregrina a la catedral de Málaga en el Año de la Misericordia

La Fundación Victoria peregrina a la catedral de Málaga en el Año de la Misericordia

 La tarde del jueves 10 de noviembre medio millar de personas de la Comunidad Educativa de la Fundación peregrinó hasta el primer templo de la Diócesis para pasar por la Puerta Santa 

La Comunidad Educativa se congregó a primera hora de la tarde en la Parroquia de Los Santos Mártires para iniciar su peregrinación hasta la Catedral. Con una breve celebración de la Palabra y posterior adoración al Santísimo, la comitiva, a cuyo frente se situaron el Presidente y el Director Espiritual de la Fundación Victoria, José A. Sánchez y Felipe Reina, recorrió las calles del centro histórico hasta llegar al Patio de los Naranjos.

Una vez allí, se unieron los peregrinos de la Pastoral Universitaria, quienes celebraron junto a la Fundación este profundo acto de fe. El Obispo de la Diócesis, Monseñor Jesús Catalá, junto al Obispo de Sant Feliú de Llobregat y Vicepresidente de la Comisión de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal, Monseñor Agustín Cortes, Monseñor Agustín Cortes, dio a la bienvenida a los peregrinos y juntos atravesaron la Puerta Santa de la Misericordia.

En la Eucaristía, Mons. Catalá recordó cómo la misericordia nos tiene que ayudar a ser una auténtica Comunidad, que desde el ámbito educativo, sea capaz de construir una auténtica sociedad desde los valores evangélicos, para así seguir haciendo presente el Reino de Dios, especialmente en las familias, que son un regalo suyo: “su fuerza reside en la pertenencia a Cristo y en la aceptación de la luz del Evangelio, asumidas como norma educativa”. En referencia a la peregrinación, D. Jesús afirmó tiene que ser un camino de conversión, “indica el camino hacia la patria celeste, morada verdadera y definitiva de los hijos de Dios, y nos recuerda que la misericordia es una meta por alcanzar y que requiere compromiso y sacrificio”. Para finalizar animó a todos los a seguir los pasos del Señor, siendo sus discípulos “con alegría, generosidad y entrega. Pido a Dios por todos vosotros, para que os haga testigos valientes y creíbles del Evangelio”.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.