Iglesia en España Nacional

“La fe, un regalo para compartir”, afirma el obispo de Orense, J. Leonardo Montanet, de cara al DOMUND

El obispo de Ourense, Mons. J. Leonardo Lemos Montanet, escribe a sus fieles diocesanos, con motivo de la Jornada del DOMUND que se celebrará el 21 de octubre próximo, recordándoles la necesidad de esforzarnos por descubrir la fe que hemos recibido como un regalo maravilloso.

“La Jornada Mundial de las Misiones, más conocida como el DOMUND, tiene como lema este año: Misioneros de la Fe. Llamados a hacer resplandecer la Palabra de Verdad. Este pensamiento está recogido de la carta apostólica Porta Fidei del Papa Benedicto XVI.

Vivimos en una sociedad llena de mensajes, propuestas, consignas publicitarias, en definitiva, muchas palabras. Inmersos en esta selva de ideas, a veces tan opuestas, los hijos de la Iglesia Católica somos conscientes de que hemos recibido un regalo maravilloso: la fe. Pero este don que nos enriquece a los que lo hemos recibido, se hace más intenso y pleno en la medida en que se comunica, de ahí la exigencia misional que tiene todo cristiano.

Es verdad que son muchas las personas que todavía esperan a Cristo. Esto quiere decir que no podemos permanecer tranquilos ‘pensando en los millones de hermanos y hermanas, redimidos también por la Sangre de Cristo, que viven sin conocer el amor de Dios’ (Redemptoris Missio, n 86). Anunciar a Jesucristo en todos los lugares del mundo es una exigencia para los cristianos.

Muchas veces creemos que el mandato evangélico de predicar a Jesucristo se agota en la atención a esa parte del Pueblo de Dios (Diócesis, parroquia, grupo apostólico, etc.) que se nos ha confiado a nuestro cuidado pastoral y, si cabe, podemos tranquilizarnos apoyando a los sacerdotes o seglares que van como misioneros a países lejanos durante un tiempo concreto, incluso podemos hacer algún que otro sacrificio, o podemos ser especialmente generosos con la colecta a favor de las misiones. Eso está bien, pero no es suficiente.

Es verdad que en nuestra Diócesis ya existen sectores donde la persona de Jesucristo es ignorada y su Iglesia, totalmente desconocida, cuando no mal comprendida y frecuentemente censurada, o maltratada. En Ourense, y espero que nadie se sienta ofendido, porque lo digo con cariño y con dolor, ya existen zonas de auténtica misión. Esta realidad nos urge y nos exige, constantemente, adecuar nuestros planteamientos de vida; una coherencia entre esa vida y la fe que decimos profesar; es necesario establecer unos planes pastorales diocesanos que procuren responder a las exigencias del mundo contemporáneo, tal como nos lo recuerda el Papa: ‘en el inmenso horizonte de la misión de la Iglesia, la complejidad de la situación actual, requiere hoy nuevas formas para poder comunicar eficazmente la Palabra de Dios’ (Verbum Domini, 97).

Ante esa situación, que nos interpela con rigor, tenemos que esforzarnos por descubrir que la fe recibida es un don de Dios y un misterio que hemos de acoger en nuestra existencia con agradecimiento, pero que se nos da para ser compartido. De este hecho brota la misión. Por eso, en la medida en que nuestra fe sea más viva y efectiva, así será, también, nuestro compromiso misionero aquí y en los confines de la tierra”.

OMPRESS-OURENSE (3-10-12)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email