Firmas

La fe en Jesús de Nazaret salva al pecador

parque

La fe en Jesús de Nazaret salva al pecador

El evangelista Lucas nos cuenta que en una ciudad de Galilea, un fariseo, llamado Simón, con ánimo de tentar a Jesús de Nazaret, le invita a comer en su casa. Una mujer pecadora pública conociendo que se hallaba allí entra en su casa con un frasco de alabastro de perfume, se postra a sus pies, comienza a llorar, con sus lágrimas  los moja, seca con sus cabellos y los unge con su perfume. Al verlo el fariseo  pensaba: “Si este fuera profeta sabría quién es y de que clase es esta mujer que le está tocando sus pies, pues es una pecadora”. Los fariseos llamaban pecadora a la mujer perversa en costumbres o  que no observaba las tradiciones farisaicas.

Jesús conociendo sus pensamientos le dice: “Simón, tengo algo que decirte. Un acreedor tenía dos deudores, uno debía quinientos denarios y otro cincuenta. Como no tenían para pagarle, perdonó a los dos.  ¿Quién de ellos le amará más?”. Simón responde: “Supongo aquel a quien le perdonó más”.  Jesús le dijo: “Has juzgado bien”.

Se vuelve hacia la mujer pecadora y dice a Simón: “Ves esta mujer?  Entré en tu casa y no me diste agua para lavar los pies, en cambio ella ha mojado mis pies con lágrimas, y los ha secado con sus cabellos. No me diste un beso, en cambio ella desde que entró en casa, no ha dejado de besarme los pies. No me ungiste la cabeza con aceite, en cambio ella ha ungido mis pies con perfume. Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos pecados porque ha mostrado mucho amor.” Entre los judíos había la costumbre de que un invitado al entrar a comer a una casa, el anfitrión  debía ofrecerle agua para lavarse los pies, besarle y ungirle la cabeza con un perfume.

Jesús dirigiéndose a la mujer pecadora pública, le dice: “Tus pecados te quedan perdonados”. Los restantes comensales que debían ser fariseos como su anfitrión, pensaban interiormente: “¿Quién es este que hasta perdona los pecados?”. Pero Jesús le dice a la mujer: “Tu fe te ha salvado, vete en paz” (Lc. 7, 36-49).

Lucas es el único de los cuatro evangelistas que relata este precioso episodio de la mujer pecadora y el de la resurrección del hijo de la viuda de Naín. Sin embargo, no concreta el nombre de la mujer ni él de la ciudad. Creemos que esta mujer pecadora no es María Magdalena, ni  María de Betania, sino otra tercera mujer, y que la ciudad, tal vez, sea Naín, ya que Lucas lo relata a continuación de la milagrosa resurrección del hijo de la viuda de Naín.

La primitiva comunidad cristiana dio mucha importancia a estos dos episodios  siendo muy leídos, predicados, recordados y admirados en la Iglesia. Jesús les dirá a los hipócritas  escribas y fariseos: “Las mujeres pecadoras públicas os precederán en el Reino de Dios o de los Cielos”. Porque, si bien ellas comercian con su cuerpo, los escribas y fariseos comercian con la mentira engañando a sabiendas.

Por este episodio, concluimos que el amor perdona los pescados de las personas  y que la fe en Jesús  de Nazaret las salva, haciéndolas miembros del reino eterno de Dios o de los Cielos. De ahí, que si queremos que Dios Padre perdone nuestros pecados y que Jesús de Nazaret nos salve dándonos la vida eterna en la casa de Dios Padre, tenemos creerle y amarle.

José Barros Guede

A Coruña,13 de septiembre del 2013

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La fe en Jesús de Nazaret salva al pecador, 8.0 out of 10 based on 15 ratings
Print Friendly, PDF & Email

José Barros Guede

José Barros Guede, sacerdote incardinado en la archidiócesis castrense de España. Fue coronel capellán. Licenciado en Teología y en Derecho Civil. Falleció el día 22-03-2016 en La Coruña a los 77 años.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.