Firmas

La ética en el discurso del Rey, por José-Román Flecha (Diario de León, 28-6-2014)

proclamacion rey de españa

La ética en el discurso del Rey, por José-Román Flecha (Diario de León, 28-6-2014)

Son incontables los análisis del discurso que pronunció el rey Felipe VI en su proclamación ante las Cortes Generales. Un texto de tanta importancia, puede ser considerado también con una mirada atenta a las cuestiones éticas y morales.

El Rey ha recordado los valores en los que descansa la convivencia democrática, Valores de libertad, de responsabilidad, de solidaridad y de tolerancia. Con intención o sin ella, a lo largo de su discurso apela a los grandes principios de la revolución francesa que se han convertido en patrimonio ideal de la modernidad, es decir la libertad, la igualdad y la fraternidad.

Es cierto que, por seguir a Isaiah Berlin, hay que reconocer que no basta con proclamar la “libertad de” si no se insiste en la necesidad de asumir la “libertad para”, que necesariamente se identifica con la responsabilidad. Y en el discurso se asocian ambas dimensiones.

Por lo que se refiere a la “igualdad”, el Rey la ha vinculado a otros dos pilares en los que ha de fundamentarse un país unido y diverso, como son la solidaridad entre sus pueblos y el respeto a la ley. Interesante resulta la advertencia de que “los sentimientos… no deben nunca enfrentar, dividir o excluir, sino comprender y respetar, convivir y compartir”.

Y por lo que respecta a la “fraternidad”, tan olvidada en los últimos tiempos, tal vez por sus resonancias religiosas, el Rey afirma que la convivencia exige “el afecto sincero, la amistad y los vínculos de hermandad y fraternidad que son indispensables para alimentar las ilusiones colectivas”.

La palabra “ilusión” no debería entenderse como el engaño de los sentidos, al que alude el primer significado recogido por el Diccionario. La ilusión evoca también la esperanza. Y a la esperanza y al futuro se refiere el Rey en cuatro pasajes de su discurso. Para esperar con realismo es preciso “recordar” el pasado, es decir repensar nuestra historia con el corazón y mirar el porvenir con fe.

Un porvenir al que no sólo hay que pedirle derechos, sino al que hay que entregarse con la lúcida conciencia de los deberes que a todos nos afectan. Un deber que, según el Rey, nos exige trabajar para vendar las llagas de los que se han visto herido en su dignidad de personas y para “ofrecer protección a las personas y a las familias más vulnerables”.

San Isidoro de Sevilla, seguido por Santo Tomás, escribía que para ser justa, la ley ha de tutelar el bien común. De lo contrario, las leyes sólo generan privilegios. Hace bien el Rey en mostrarse “dispuesto a escuchar, a comprender, a advertir y a aconsejar, y también a defender siempre los intereses generales”.

A la vista de estos valores y actitudes, se diría con Benedetto Croce que “no podemos menos de decirnos cristianos”. Aunque resulte difícil explicar por qué este país se diferencia de todos los que en el mundo piden la bendición de Dios al inicio de una empresa tan importante.

José-Román Flecha Andrés

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La ética en el discurso del Rey, por José-Román Flecha (Diario de León, 28-6-2014), 9.0 out of 10 based on 3 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

1 comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • El discurso del rey Felipe me ha parecido un buen discurso en el ámbito de la Constitución Española. Ciertamente en España no se invoca la bendición de Dios como hace habitualmente el presidente de los Estados Unidos sin que nadie lo critique por ello, porque se le tirarían a la yugular los que todos conocemos y visto lo visto de la situación hay que pasar de puntillas sobre el tema.
    Es la realidad que tenemos.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...