Revista Ecclesia » ¡La espina de la afonía espiritual! (En el Año de la Fe) San Blas 2013
boca-cerrada

¡La espina de la afonía espiritual! (En el Año de la Fe) San Blas 2013

¡La espina de la afonía espiritual! (En el Año de la Fe) San Blas 2013

San Blas nació en medio de una familia acaudalada y de padres nobles; fue educado cristianamente y se consagró como Obispo cuando todavía era muy joven. Al comenzar la persecución a los cristianos, por inspiración divina, se retiró a una cueva en las montañas, frecuentada por fieras salvajes, a quienes el santo los atendía y curaba cuando estaban enfermos.

Poco después, unos cazadores fueron en busca de estos animales para el anfiteatro, pero San Blas los espantó y entonces fue capturado. Al enterarse que era cristiano, fue conducido ante el gobernador Agrícola, quien lo mandó a azotar y encerrar en un calabozo, privado de alimentos. Luego, fue torturado para que renegara de su fe, pero el santo se mantuvo firme por lo que se dio orden de ser decapitado

1.Por supuesto, en el fondo de todo, emerge la profunda devoción y confianza en este Santo que, intercede ante Dios por la salud de nuestras gargantas. En este 3 de febrero, San Blas es medicina que cura no solamente las enfermedades físicas sino también las espirituales: la pulmonía en la fe que muchos padecen y que no saben cómo curar…porque en vez de recurrir  al verdadero médico que es Dios, se echan en manos de simples curanderos. En personas que nos inyectan aire en las venas….y nos dejan vacíos por dentro.

San Blas fue decapitado. Pero su fe se mantuvo inconmovible. Su cuerpo debilitado por el escarnio y la violencia, la intolerancia o la incomprensión, contrastaba con su voz firme y clara: ME ARRANCARÉIS LA VIDA, PERO NO MIS IDEALES…MI FE PROFUNDA Y MI CONFIANZA EN DIOS. ¿Podemos proclamar, en este sentido, que San Blas es Patrón y Santo de nuestra devoción? ¿Somos fuertes a la hora de dar la cara por nuestros ideales cristianos o, a veces, nos quedamos tan sólo con el maniquí de San Blas, sus dulces, roscos y poco más? ¿Qué nos sugiere el testimonio de San Blas en este Año Santo de la Fe?

No es extraño, de verdad, que San Blas sea el santo intercesor que quita espinas de aquellas gargantas a las que les duele el profesar su condición cristiana. ¿No será la afonía espiritual una de las espinas más difíciles de arrancar de la vida acomodada de muchos que nos decimos cristianos?

-No es raro, más bien al contrario, implorar la mano de San Blas para que no perdamos ya no sólo la salud de la garganta sino para que, nuestras cuerdas vocales, las empleemos convenientemente para dar razón de lo que somos: cristianos que creemos y seguimos a Jesús y que nos regimos por el Evangelio.

Hoy, rezar a San Blas, implica estar convencidos de que, “el tesoro que llevamos entre manos, que es el tesoro de la fe” no puede ser devorado por las fierecillas salvajes que por un lado y por otro se van metiendo, como si fueran mansos corderos, en nuestro modo de vivir, en nuestras ideas o comportamientos.

-Gritar un ¡Viva San Blas! Es pedirle que, por encima de todo, apostemos por el valor de la vida.

-Gritar un ¡Viva San Blas! Es pedirle que, ante el Señor, presente nuestras afecciones y enfermedades  para que seamos testimonio vivo y eficaz de lo que nos tenemos a gala: cristianos como San Blas

-Gritar un ¡Viva San Blas! Es retirarnos, como él tantas veces lo hizo, a la gruta de la oración, del encuentro personal con Dios, del silencio y de la contemplación o de la reflexión. Falta, hoy más que nunca en nuestro mundo, calles, plazas, familias, política, un poco de paz, de sensatez y honradez,  de serenidad y de autocrítica.

-Falta en el mundo de la fe gallardía y valentía, santo descaro e intrepidez frente a ideologías dominantes que, destruyen lo que se ha tardado siglos en levantar y construir a través de nuestras raíces cristianas.

Que San Blas interceda por nosotros y cure, sobre todo, nuestra afonía espiritual. Amén



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa