Coronavirus Opinión Última hora

La esperanza de la Laudato si’ frente a la pandemia

La antropóloga Moema Miranda, en la web de la Hoac, propone atreverse a soñar un mundo diferente, precisamente en un momento tan traumático como excepcional marcado por la pandemia, tomando como inspiración Laudato si´, de cuya publicación hace ahora cinco años. ¿Qué hacer para que la revolución cultural propuesta por Francisco sea fuente de vida y vida en abundancia?

Estamos presenciando el nacimiento de un nuevo mundo. En los primeros años del siglo XXI, esta podría haber sido una buena noticia. Cuando los movimientos y organizaciones altermundistas crearon el Foro Social Mundial en 2001, declararon: «Otro mundo es posible». Era sin duda un lema apocalíptico esencialmente utópico.

Anunció la confianza de que el fin del mundo dominado por la lógica ecocida del mercado, subordinada a las políticas neoliberales y al servicio del enriquecimiento de unos pocos, podría abrir el futuro a un mundo de más justicia y equidad. «Un cielo nuevo y una tierra nueva» (Apocalipsis, 20, 1), como había anunciado y deseado Juan, en Patnos, casi dos milenios antes.

Pero ahora, la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV2 (COVID-19) revela y anuncia la posibilidad de que el futuro pospandémico sea, como dijo recientemente el papa Francisco, «trágico y doloroso». En estos tiempos sin precedentes y traumáticos, celebramos cinco años desde la publicación de la encíclica Laudato si’, uno de los documentos más importantes del pontificado de Francisco, con impactos más allá de la Iglesia.

Muchos de los aspectos socioambientales que revela la pandemia fueron analizados en profundidad en ese documento profético. Del mismo modo, se elaboró claramente una óptica, una lectura de lo que está y estaba en juego en las grandes disputas planetarias. Finalmente, y lo más importante, cuando hablaba de la encíclica, el Papa solía decir: «No dejéis que nos roben la esperanza». Es decir, no dejemos de creer y luchar para que surja un mundo mejor.

¡El futuro aún no está decidido! Ahora estamos en plena disputa. ¡Somos parte de eso! Las fuerzas de destrucción tienen un inmenso poder. Las desigualdades brutales hacen que sea una guerra extremadamente desleal e injusta. Por esta razón, con el coraje de las mujeres al pie de la cruz, debemos mirar profundamente los desafíos y riesgos y atrevernos a negar el orden del capital. Con la amabilidad y el coraje de quienes caminan en la noche oscura, desobedecen el poder de la muerte.

En este pequeño artículo, escrito en tiempos de pandemia, con gran humildad, me gustaría compartir algunas propuestas y perspectivas inspiradas en la relectura de esta encíclica de alabanza al Dios de la vida. Partí de la siguiente pregunta: ¿cómo actuar para que las expectativas apocalípticas, la «revolución cultural» (LS 114) que Laudato si’ nos habló, se convierta en una fuente de «vida y vida en abundancia» (Jn 10, 10) en tiempos pospandemia?

Ver

Aunque muchas personas y gobiernos se han sorprendido por la rápida y letal expansión de la contaminación por COVID-19, los epidemiólogos han estado advirtiendo de esta posibilidad durante algunas décadas. No fueron escuchados. Su mensaje cayó en la red negacionista, tan fuerte en las últimas décadas, cuando la «verdad» parece haber perdido su sentido de la realidad. Lo mismo ocurrió con los informes abundantes y concluyentes que indican el calentamiento global, con efectos irreversibles: fueron ignorados, descalificados y desdeñados por los gobiernos y las organizaciones multilaterales, cada vez más descaradamente dominados por los intereses de las grandes fortunas.

Como ahora sabemos, este pequeño virus se propaga entre los humanos, originado en otros animales y convirtiéndose en una pandemia como resultado de la devastación ambiental y la extinción masiva de otras especies animales que ha estado ocurriendo en la Tierra desde mediados del siglo XX. Un planeta en el que una pequeña minoría de humanos, basada en «tecnociencia» (LS 107), poder de guerra y una «concepción mágica del mercado» (LS 190) busca incansablemente «desarrollo y progreso», entendidos como acumulación ilimitada de bienes. Una forma de producción, acumulación, concentración y desperdicio que caracteriza lo que el Papa Francisco define como una «economía que mata».

Así, explica un escritor especializado en temas epidemiológicos: «Estas son enfermedades zoonóticas, es decir, pasan de animales no humanos a humanos. Son nuevas para los humanos. Esta es una de las razones por las que suelen ser tan devastadoras para nosotros. ¿Cuál es la razón inicial de esto? Es un evento que llamamos desbordamiento [spillover]: cuando el virus pasa de un animal a su primer huésped humano. Esto sucede en áreas con gran degradación ambiental. Los ambientes ricos en diversidad biológica, con muchos tipos de plantas, animales, hongos, bacterias, también son lugares que albergan muchos virus. Viven allí, sin ser notados, durante millones de años sin causar ninguna enfermedad, hasta que de repente pasan a los humanos. Y cuando hay degradación ambiental, significa que estamos interfiriendo en ese ecosistema. Estamos cortando árboles, construyendo asentamientos, abriendo minas. (…) Entonces, hay todo tipo de perturbaciones en la vida silvestre, en la biodiversidad, que, después de todo, contienen una amplia variedad de virus. Cuando realizamos este tipo de interferencias, estamos invitando a los virus a convertirse en nuestros virus, a saltar dentro de nosotros. Para nosotros, es una situación miserable, es una pandemia, es la muerte. ¡Pero para ellos es el éxito! Y sucede debido a la perturbación ambiental, la degradación ambiental de los lugares que naturalmente albergan muchos, muchos virus».

Print Friendly, PDF & Email