Santa Sede Última hora

La Doctrina Social de la Iglesia, clave del Papa Francisco para afrontar las consecuencias de la pandemia

El Papa Francisco ha iniciado un nuevo ciclo de catequesis para afrontar las cuestiones que la pandemia del coronavirus ha puesto de relieve «a la luz del Evangelio, de las virtudes teologales y de los principios de la Doctrina Social de la Iglesia». Así lo ha explicado al retomar las Audiencias Generales este miércoles 5 de agosto desde la Biblioteca del Palacio Apostólico, tras el receso del mes de julio.

El Santo Padre ha pedido «reflexionar y trabajar todos juntos, como seguidores de Jesús que sana, para construir un mundo mejor, lleno de esperanza para las generaciones futuras». La pandemia, ha dicho el Papa, «sigue causando heridas profundas, desenmascarando nuestras vulnerabilidades. Son muchos los difuntos, muchísimos los enfermos, en todos los continentes. Muchas personas y muchas familias viven un tiempo de incertidumbre, a causa de los problemas sociales y económicos, que afectan especialmente a los más pobres».

«Aumentar la esperanza y reforzar la fe»

Frente a esta crisis, el Pontífice ha invitado a «tener bien fija nuestra mirada en Jesús, y con esta fe abrazar la esperanza del Reino de Dios que Jesús mismo nos da. Un Reino de sanación y de salvación que está ya presente en medio de nosotros. Un Reino de justicia y de paz que se manifiesta con obras de caridad, que a su vez aumentan la esperanza y refuerzan la fe».

El Pontífice ha interpelado preguntando «¿de qué modo podemos ayudar a sanar nuestro mundo, hoy?». Como discípulos de Jesús, «médico de las almas y de los cuerpos, estamos llamados a continuar su obra de curación y de salvación, en sentido físico, social y espiritual».

Trabajar por el bien común

Además, ha recordado que a lo largo de los siglos, y a la luz del Evangelio, la Iglesia ha desarrollado algunos principios fundamentales «que pueden ayudarnos a ir adelante, para preparar el futuro que necesitamos: la dignidad de la persona, el bien común, la opción preferencial por los pobres, la destinación universal de los bienes, la solidaridad, la subsidiariedad, el cuidado de nuestra casa común. Estos principios expresan las virtudes de la fe, de la esperanza y del amor. Al mismo tiempo, estos ayudan a los dirigentes políticos y sociales en su tarea».

Print Friendly, PDF & Email