Iglesia en España Última hora

La diócesis de Segovia celebra «con júbilo» la ordenación de un nuevo diácono

Como cada 25 de octubre, la Diócesis de Segovia conmemora la festividad de su patrón, san Frutos. Las circunstancias de este año han sido muy diferentes a las de ediciones anteriores a causa de la covid-19. Sin embargo, coincidiendo con está festividad, la catedral ha acogido la ordenación diaconal del seminarista segoviano Álvaro Marín Molinera.

«La Iglesia de Segovia se alegra con esta ordenación diaconal. Da gracias a Dios por el nuevo diácono, por su familia que lo educó en la fe, por la parroquia de Santa Teresa donde descubrió la vocación y por el seminario donde ha madurado hasta este momento. Una vocación es un inmenso regalo». Con estas palabras mostraba el obispo de Segovia, César Franco, el júbilo de toda la diócesis por poder acoger en su seno a un nuevo diácono.

«En estos tiempos en los que las vocaciones sacerdotales son un bien escaso y preciado, Álvaro afronta su nueva condición con alegría y responsabilidad, sabiendo que el Señor siempre ha guiado su camino con mano firme». Por eso, desde la diócesis, aseguran que ya tiene la vista fijada en el próximo año cuando podrá ser, finalmente, ordenado sacerdote para servir a Dios, «no cabe duda, en mi diócesis de Segovia».

Primera ordenación en una década

Álvaro, de 24 años y con formación en el Teologado de Ávila y en la Universidad Pontificia de Salamanca, se convierte así en el primer ordenado en la última década. Qué mejor manera que celebrar este día tan especial para todos los fieles de la diócesis que poniendo fin a diez años de carestía y de escasez vocacional, lo que convierte esta ordenación en un motivo de orgullo y júbilo para la diócesis.

Familiares, amigos, sacerdotes y fieles han querido acompañar en esta desapacible tarde otoñal en Segovia a Álvaro, en lo que para él es un día especial en su camino hacia el ministerio sacerdotal, con el que comienza una nueva etapa al servicio de la Iglesia segoviana y su pastor.

El rito de la ordenación

La Eucaristía de ordenación diaconal es una celebración en la que se suceden varios momentos de especial relevancia para el futuro diácono. Tras la lectura del Evangelio, ha tenido lugar el acto de reconocimiento de que Álvaro Marín es un candidato digno para ser ordenado. «Después de haber consultado al pueblo cristiano, doy testimonio de que ha sido considerado digno», son las palabras que ha pronunciado Juan Cruz Arnanz, rector del seminario diocesano.

Posteriormente, Álvaro ha efectuado sus promesas, aquellas que responden a las funciones que va a desarrollar de aquí en adelante: celibato, obediencia y colaboración con el obispo, realizar la liturgia de las horas, atender el altar… Y tras ello, el joven seminarista segoviano ha protagonizado la postración, momento en el que se ha invocado la intercesión de los santos mediante el canto de las letanías.

A continuación, ha tenido lugar el rito de ordenación diaconal con la imposición de manos y la plegaria de ordenación, tras el que Álvaro ha recibido su estola al estilo diaconal y ha sido vestido con la dalmática. Por último, ha recibido el libro de los Evangelios como símbolo de su misión: anunciar la Buena Noticia de las Sagradas Escrituras.

Por el momento, Álvaro está desarrollando su labor pastoral en la parroquia de Cuéllar, donde lleva un grupo de catequesis, monaguillos y realiza tareas de servicio a la comunidad.

Delegación de Medios de Comunicación Social de Segovia

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME