Coronavirus

La diócesis de Osma-Soria destina 125.000 euros para quienes han perdido su empleo o su empresa tenga dificultades

125.000€ es la cantidad con la que contará, en un primer momento, el Fondo con el que la diócesis de Osma-Soria ayudará “especialmente a los trabajadores y autónomos que hayan perdido el trabajo” así como para “negocios familiares que se encuentren en dificultades” aconsecuencia de la crisis sanitaria y social causada por el coronavirus. El obispo, Abilio Martínez Varea, ha comunicado a la diócesis su decisión de crear este Fondo diocesano extraordinario solidario tras consultar la medida con el Consejo episcopal de Gobierno. La cantidad inicial del Fondo ha sido aportada por la propia diócesis, el Seminario de El Burgo de Osma y Cáritas diocesana. En unos días, se abrirá la posibilidad de que aporten más fondos “los sacerdotes, las comunidades de vida consagrada, las Cofradías, etc.”. Más adelante, la Diócesis quiere abrir el Fondo para que pueda recibir donaciones “de toda aquella persona que quiera contribuir para este fin”.

El obispo reconoce que “desde que comenzó la crisis sanitaria y social provocada por el coronavirus muchas personas se han preguntado y me han preguntado qué podríamos hacer como Diócesis para aliviar el dolor de tantos hermanos nuestros” ya que, afirma, “hay en el corazón de todos los seguidores de Jesús un deseo innato de llevar el amor de Cristo a la vida ordinaria para aliviar el sufrimiento de los hermanos”. Martínez Varea reconoce que Soria está pasando por momentos difíciles y muy dolorosos por el número de contagiados y muertos, así como por el confinamiento y las normas de distanciamiento social “que hacen aún más difícil el acompañamiento y el poder reconfortarnos los unos a los otros”.

“Sé de vuestra gran generosidad y que esta propuesta no agota ni mucho menos las posibilidades y las iniciativas que esta situación nos exige”, reconoce el Obispo, pues “se trata sólo de una pequeña contribución que nos ayude a dar un mejor testimonio del amor de Dios a los hombres”. “En la Solemnidad del Jueves Santo que, en breve, celebraremos, la Iglesia hace profesión pública de fe en el Señor que instituye la Eucaristía como alimento espiritual y sacramento de comunión. Comunión que nos lleva a querer a todos como hermanos y preocuparnos de sus necesidades”, concluye el prelado en su carta, que anima a reforzar ambas dimensiones esenciales para el cristiano: la Eucarística y el amor fraterno.

Esta misma semana, la diócesis, “consciente de la situación de especial emergencia que vive nuestra sociedad soriana”, ha ofrecido a las autoridades del Gobierno central y de la Junta de Castilla y León en Soria alguna de sus infraestructuras, “dignas y con posibilidades reales de uso según consideren nuestras autoridades”, para atender a enfermos afectados por el COVID-19 así como para el personal sanitario o el personal de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que lo puedan necesitar. En concreto, la Diócesis ha puesto al servicio de la sociedad soriana la Casa de espiritualidad del Seminario, en El Burgo de Osma, que cuenta con 25 habitaciones y que acogerá a medio centenar de militares de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Print Friendly, PDF & Email