Revista Ecclesia » La diócesis de Huelva cuenta desde hoy con tres nuevos presbíteros
Iglesia en España Última hora

La diócesis de Huelva cuenta desde hoy con tres nuevos presbíteros

«Es Dios quien os ha elegido», les ha dicho el obispo de Huelva, Santiago Gómez, a los tres nuevos presbíteros Jorge Alberto Salinas, José María Nieto y José Antonio Castilla.
El prelado ha ordenado esta mañana a los nuevos sacerdotes en la catedral onubense, en una ceremonia marcada por las restricciones de la emergencia sanitaria. «Dios nos llama a través de su Cuerpo» ha expresado, a la vez que ha profundizado en que «la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, es presencia de Cristo mismo y por eso la Iglesia es sacramento universal de salvación». Asimismo, ha dicho a los ordenandos que se entiende este ministerio «en colaboración con el ministerio del Obispo y en fraternidad con vuestros compañeros sacerdotes con los que vais a compartir la labor apostólica».

Gómez Sierra les ha llamado a «respetar a cada cristiano y a cada comunidad, siendo atentos y delicados», siempre «mirando a la Iglesia como el Cuerpo de Cristo, amándola con los mismos sentimientos de Cristo y entregándose por ella». En la homilía, también ha recordado la participación espiritual en la celebración del obispo emérito de la diócesis onubense, José Vilaplana, así como a aquellas personas que, debido a las circunstancias no han podido asistir. El obispo de Huelva también ha exhortado a quienes son desde hoy nuevos presbíteros a la evangelización como «la razón de ser de la Iglesia y de su ministerio sacerdotal», anunciando «sin miedo» a Cristo en medio de un mundo secularizado.

Con estas nuevas ordenaciones, las primeras de Santiago Gómez como obispo de Huelva, ya son 145 los sacerdotes en la diócesis, tres de ellos en territorios de misión.

Acompañamiento, escucha y comprensión

Tal y como ha informado la delegación de Medios de la diócesis de Huelva, cada uno de los nuevos ordenados ha venido desarrollando la pastoral como diáconos en diferentes puntos de la diócesis onubense durante los últimos meses. José María Nieto, de 33 años, ha colaborado en la capellanía del Hospital Juan Ramón Jiménez y ha estado presente en las parroquias Santa Teresa y San Juan de Ávila de la capital, donde destaca que «he disfrutado de una comunidad muy acogedora y de un párroco que ha sido un hermano para mí, todo ello, sin olvidar las dificultades que hemos estado viviendo estos meses debido a la pandemia y que he podido vivir de cerca trabajando con los capellanes del hospital Juan Ramón Jiménez, donde la experiencia ha sido más difícil». En este sentido, indica que «hoy las personas seguimos teniendo los mismos miedos que en tiempos de Jesús y el capellán en esos momentos tiene que hacerse presente en medio de un sufrimiento que se comparte con el otro, como Cristo nos enseñó curando con el acompañamiento, la escucha y la comprensión».

En su caso, José Antonio Castilla, de 39 años, define su experiencia en el diaconado como «muy gratificante y edificante», ya que ha conocido la realidad de varias parroquias. La primera de ellas fue la de su pueblo, Chucena, y la del municipio vecino de Hinojos. Ya a comienzos de septiembre fue destinado a la parroquia Ntra. Sra. del Mar de Isla Cristina, donde estuvo un breve periodo de tiempo hasta recalar en la parroquia Beata Eusebia Palomino de Huelva, alternando la labor con la capellanía del Hospital Juan Ramón Jiménez. En todas ellas resalta «la gran aceptación y acogida que ha recibido».

También Jorge Alberto Salinas, de 38 años, que ha estado estos últimos meses en la parroquia Mayor de San Pedro de Huelva y en las de Punta Umbría, Calañas, Sotiel Coronada, La Zarza, Perrunal, Valdelamusa y San Telmo, destaca la gratitud con la que está viviendo estos momentos pero asegura que «debo tener los pies asentados en la realidad de hoy y mi cabeza en el Cielo». Todo esto, con el convencimiento de que “«ebemos ser fieles a Dios, que se manifestó en Cristo y nos ama en su Iglesia». Para Jorge Alberto Salinas, ser sacerdote es «un gran regalo que rebasa mi mera existencia y me da conciencia de que esa existencia solo tiene sentido en mi entrega y servicio a los demás».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa