Santuario de san Juan de Gaztelugatxe
Noticias

La diócesis de Bilbao pide proteger el patrimonio religioso de san Juan de Gaztelugatxe

Desde la diócesis de Bilbao se ha solicitado al Gobierno Vasco la protección del patrimonio religioso de san Juan de Gaztelugatxe. Lo ha hecho a través de una petición en la que pide que se considere el entorno en la categoría de Conjunto Monumental con la denominación de «Conjunto Religioso Singular del Santuario de San Juan de Gaztelugatxe», según ha informado el obispado, que presentó las alegaciones el pasado 24 de agosto.

Uno de los motivos que hay detrás de esta petición es que «las visitas han crecido exponencialmente desde la serie Juego de Tronos» según explican fuentes del obispado. Este conjunto monumental y natural fue uno de las localizaciones estrella durante las últimas temporadas. Desde la diócesis explican que el entorno natural ya estaba protegido y se tomaron las medidas, pero no así «el patrimonio inmaterial religioso del santuario y su entorno». Desde el obispado bilbaíno, apuntan a que este aspecto «se reconozca como esencial y se proteja para que no resulte subordinado a o fagocitado por otros valores o intereses».

La petición de protección no es nueva. La primera incoación de un expediente para declarar monumento al conjunto de san Juan data de 1980, aunque aquel expediente no se siguió. Más tarde, en 2018, el ayuntamiento de Bermejo solicitó al Gobierno Vasco retomar el expediente, aunque desde el obispado explican que en esa solicitud no se mencionaba «el hecho de una mayor notoriedad del entorno de San Juan, si bien ya había dado muestras de preocupación por sus posibles efectos».

El obispado, en su solicitud, insta a que la declaración recoja la singularidad «principal» del enclave: «su carácter de santuario religioso», de naturaleza inmaterial, además de la simbiosis entre «arquitectura y paisaje natural», que señala la documentación que acompaña al expediente de incoación. El templo actual podría tener su origen en uno erigido en el s. IX, habiendo constancia documental del mismo al menos desde el s. XI. Son, defiende el obispado, las actividades religiosas y cultuales las que «dotan de personalidad al entorno» y las que «aportan valor esencial a la isla», según valora la diócesis.

En el escrito remitido se hace hincapié en el origen cristiano del conjunto religioso singular. Al mismo tiempo se recuerda que esa misma comunidad cristiana ha mantenido y sostenido el enclave «a lo largo de los siglos», garantizando hasta la actualidad «la conservación y difusión de los usos y costumbres», informa el obispado.

Print Friendly, PDF & Email