Carta del Obispo Diócesis Iglesia en España

La diócesis de Albacete se despide de su obispo monseñor Ciriaco Benavente Mateos

¡¡¡GRACIAS D. CIRIACO!!!

La diócesis de Albacete se congregaba, en la mañana del sábado 10 de noviembre, en la Catedral, para dar gracias por el ministerio episcopal de D. Ciriaco Benavente Mateos, como Obispo de Albacete desde el 16 de diciembre 2006.

Fieles venidos de toda la Diócesis junto con los familiares de D. Ciriaco y diversas autoridades municipales participaban en la celebración Eucaristía.

Ciriaco ha querido una celebración sencilla y ha pedido a todos los presentes que se unieran a la Acción de Gracias a Dios que él hacía.

En su homilía manifestaba “quiero expresaros mi profundo agradecimiento a todos: A los hermanos sacerdotes y diáconos, que, como colaboradores más inmediatos, habéis hecho más llevadero mi ministerio episcopal; a los consagrados y consagradas, de quienes he recibido admirables lecciones de gratuidad, de entrega y de fidelidad; a los numerosos cristianos y cristianas laicos, que no habéis escatimado generosidad a la hora de arrimar el hombro en la liturgia, en la catequesis, en la acción caritativa y social o en el campo de la enseñanza, haciendo presente a la Iglesia en el medio del mundo, en la vida ordinaria. Los logros pastorales que haya habido son fruto del esfuerzo y generosidad de todos. Agradezco de manera especial las numerosas muestras de cariño y los delicados detalles recibidos en estos últimos días, desde que se hizo pública la aceptación de mi renuncia por parte del Santo Padre. ¡Gracias!

Soy consciente también de que los logros se han quedado más cortos que las aspiraciones, que en mi cuenta el “debe” es mucho más abultado que el “haber”. Os pido perdón a todos, especialmente a quienes no haya prestado la atención debida o haya defraudado por acciones u omisiones. Espero que me juzguéis con más misericordia que justicia. Así lo espero también del Señor, que nos supera infinitamente en bondad.

He querido y seguiré queriendo con toda mi alma a esta Iglesia y a sus fieles, como me he sentido querido por tantos de vosotros. Doy gracias a Dios por haberos conocido; por haber trabajado junto a vosotros en esta Iglesia de Albacete; por todo lo recibido, que es, sin duda, mucho más de lo que he dado; por haberme sentido entre vosotros “en familia”. Dios sabe que no he ambicionado bienes materiales, que no he buscado honras ni honores. En cambio, me llevo una riqueza que no cambiaría por todo el oro del mundo: el corazón lleno de nombres, de vuestros nombres. Y llevaré como mi título más honroso el de obispo emérito de Albacete. Como llevaré siempre conmigo, grabada en la retina del alma, la imagen de Nuestra Señora de los Llanos, de quien he recibido tantos favores.

En estos días, pensando en mi futuro inmediato, he recordado muchas veces los versos de san Juan de la Cruz: “ya no guardo ganado, ni ya tengo otro oficio, que ya sólo en amar es mi ejercicio”. Quiera Dios que sea verdad lo del amar. Pero, mientras tenga salud y fuerzas, seguiré trabajando al servicio del Evangelio en todo lo que me sea posible. Después de recibir tanto del Señor y de la Iglesia, cómo no emplear todo lo que uno es y tiene en su servicio.

Permitidme que mis últimas palabras las tome, salvadas las distancias, de San Pablo: “Doy gracias a mi Dios cada vez que os menciono; siempre que rezo por vosotros, lo hago con gran alegría, por la parte que habéis tenido en la obra del Evangelio desde mi primer día entre vosotros hasta hoy. Esta es mi confianza: que el que ha inaugurado entre vosotros una empresa buena, la llevará a término… Esto que siento por vosotros está plenamente justificado: os llevo dentro… Testigo me es Dios de lo entrañablemente que os quiero, en Cristo Jesús. Y esta es mi oración: que vuestra comunidad de amor siga creciendo más y más en penetración y en sensibilidad, para apreciar los valores” (Flp 1).

Espero que nos sigamos viendo alguna vez. Rezad por mí. Y rezad por D. Ángel, vuestro nuevo obispo, que es, y lo será en Albacete, un excelente Pastor. Acogedle con la misma generosidad con que me acogisteis a mí. ¡Gracias!”

Al terminar sus palabras D. Ciriaco recibía un cariñoso aplauso que se volvería a repetir antes de terminar la celebración tras las diferentes intervenciones que han tenido lugar. Carmen Escribano daba las gracias por la forma tan sencilla, amable y cercana con la que D. Ciriaco ha pastoreado la Diócesis.

Valeriano Belmonte no ha faltado a esta cita y ha dedicado uno de sus conocidos “ripios” a D. Ciriaco.

Cerraba las intervenciones el alcalde de Albacete. Un emocionado Manuel Serrano daba las gracias a D. Ciriaco por haber contribuido mediante su ministerio a hacer de Albacete una ciudad mejor. Y para que no olvide esta ciudad “aunque estamos seguros que no lo hará” expresaba Serrano, le ha entregado una navaja de Albacete.

Los casi doce años de D. Ciriaco como obispo Albacente terminarán el próximo sábado cuando su sucesor, D. Ángel Fernández, tome posesión de la Diócesis.

 

 

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email