Iglesia en España Última hora

La delegada de Manos Unidas de Cartagena, galardonada por su entrega a los más necesitados

«Soy jubilada y tengo mi pensión y con eso me apaño, de tal manera que esta labor se realiza de forma gratuita. Yo, precisamente, y todas las personas que hemos recibido tantas cosas, tenemos que ser generosos con nuestro tiempo libre, colaborando como voluntarios para ayudar a los más necesitados». Son palabras de la delegada diocesana de Manos Unidas, Teresa Romero Martínez, (1946, Hellín), que ha sido nombrada Mayor del Año de la Región de Murcia, «como un referente por su implicación dando visibilidad y concienciando sobre las situaciones de exclusión social en las que viven muchas personas en todo el mundo».

La delegación de Medios de Comunicación de Cartagena indica que «ha organizado, entre otras iniciativas, la campaña de emergencia que Manos Unidas movilizó en Murcia, a comienzos de esta pandemia, para ayudar a las personas que viven en situación de extrema pobreza en los países con menos recursos. Hace unos años, Teresa visitó Filipinas y la India para saber de los proyectos que Manos Unidas realiza en estos países». Sus palabras lo dicen bien claro: «La Región de Murcia es generosa en misioneros y misioneras, y también en donaciones, porque los murcianos saben que llegan íntegramente a su destino. Y ver allí cómo les cambia la vida gracias a esos donativos, es maravilloso».

«Cuando era pequeña, veía que mi madre hacía gorritos, botitas y jerséis para bebés, cosa que me extrañaba. Luego me enteré de que era la responsable de Acción Católica del ropero parroquial». Una labor que también compartió con su suegra, con la que visitaba la residencia de ancianos de Hellín para ayudar a las monjas: «Los lunes, en verano, era el día de lavandería en la residencia y ella era exquisita a la hora de coser, de modo que lo que era delicado se lo reservaban a ella», asegura.

Este trabajo, como recuerda ella misma, reconoce el trabajo que realizan los voluntarios de Manos Unidas, mayoritariamente mujeres mayores, aunque también hay hombres y personas jóvenes: «No es un trabajo que hago yo sola, por eso tengo que compartir este premio con ellas».

Cáritas, también premiada

Además, la diócesis indica que Cáritas Diocesana ha sido también galardonada este año por la acción caritativa y social que viene desarrollando en la Región de Murcia, sirviendo siempre a los más pobres y vulnerables, a través de la promoción integral de la persona y la justicia social. Teresa Romero se muestra emocionada al saber que Manos Unidas y Cáritas confluyen en estos premios: «Estoy contentísima, porque yo digo que es la ONG hermana. Cáritas ayuda a los más pobres en nuestro país y fuera de él lo hace Manos Unidas». La entrega de estos premios se celebrará el 17 de noviembre.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME