Internacional Última hora

La covid marca en Brasil la fiesta de Nuestra Señora de Aparecida sin peregrinos

La fiesta nacional de Nuestra Señora de Aparecida, que se celebra hoy, 12 de octubre, en Brasil, presenta una importante novedad: el bloqueo de las peregrinaciones provocado por la pandemia. El miedo al futuro está poniendo en crisis el lugar sagrado mariano, que ha sido uno de los más visitados del mundo. El santuario, dedicado a la patrona del país, es una de las estructuras religiosas más famosas a nivel internacional: según los últimos datos registrados antes de la crisis sanitaria, acudían cada año 13 millones de peregrinos de los cinco continentes; en tan solo un fin de semana fueron más de 200.000. También son impresionantes las celebraciones eucarísticas con miles de personas en una iglesia que puede albergar a 20.000 fieles.
Con la pandemia, las cosas han cambiado. Las peregrinaciones han cesado, muchos fieles ya no entran en la basílica por miedo a la multitud y esos números llamativos se han convertido en un recuerdo lejano. «Hoy todo se ha convertido en un desierto», admitió el padre redentorista José Ulises da Silva, portavoz del santuario. «Ya no podemos permitir -explicó desolado- la llegada de peregrinacionesy romerías organizadas. Ahora, con la reapertura tras la clausura y cumplimiento del protocolo sanitario, podemos acoger como máximo mil peregrinos al día».

La reanudación de las grandes peregrinaciones tendrá que esperar mucho tiempo, quizás solo sea posible cuando se encuentre una vacuna eficaz contra la covid-19. Mientras tanto, para atender las necesidades espirituales de los fieles, los medios de comunicación del santuario se utilizan lo mejor que pueden, que durante el bloqueo resultaron ser realmente útiles, casi imprescindibles: «Durante el bloqueo nacional, señala el padre José Ulises da Silva, las celebraciones fueron transmitidos en nuestra TV, radio y redes sociales, aquí la participación de la gente aumentó fuertemente. En ese momento, para que todos participaran, multiplicamos las misas ». La fiesta de la Virgen de Aparecida, que celebramos hoy 12 de octubre, también tiene lugar de forma virtual, aunque se permitirá una pequeña participación física en el santuario.

«A pesar de las dificultades extremas, la oración nunca se ha desvanecido. Al contrario, ha crecido. La gente siente la presencia viva de Nuestra Señora. La Virgen de Aparecida siempre ha sido vista como la Virgen de los pobres, de los negros, de las personas afectadas por las dificultades de vida», concluyó el portavoz.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME