02-02-2016 dia de la virgen de la calle patrona de la ciudad de palencia foto ANTONIO QUINTERO
Opinión

La corona de la Virgen de la Calle. «Regalo de todos los palentinos», por José Luis Calbo Calleja

Corona de la Virgen de la Calle, patrona de Palencia

LA CORONA DE LA VIRGEN DE LA CALLE. “REGALO DE TODOS LOS PALENTINOS”

José Luis Calvo Calleja
Director del Museo Diocesano y Delegado diocesano de Patrimonio

 

  1. Francisco Javier Lauzurica y Torralba, obispo de Palencia entre los años 1943-1949, fue el que pidió al Papa Pio XII en 1947 que la Virgen de la Calle fuese declarada oficialmente patrona de Palencia, argumentando que desde el siglo XV se la venía tributando ese reconocimiento por todos los palentinos. Título y distinción honorifica que consiguió de la Santa Sede, mediante un breve pontificio el día 2 de abril de 1947. Desde entonces creció la devoción a esta virgen y con este motivo se restauró la antigua cofradía, con sus mayordomos y camareras y los tradicionales cultos sabatinos. Asimismo, este prelado lanzó la idea de coronarla canónicamente y para tal fin promovió hacerla una nueva corona con donativos de todos los fieles. Se abrió una suscripción popular con el fin de recabar donativos en dinero y en especie, -monedas de plata, oro y joyas para construir las dos coronas, la de la Virgen y del Niño, y la aureola de la Madre como patrona de la ciudad de Palencia. Pronto, muy pronto, las instituciones, los particulares y sobre todo los fieles devotos palentinos entregaron sus dineros alhajas y piedras preciosas para hacer el gran regalo a la Virgen. Todo ello no sólo con un alto valor material, sino con una muy alta estima personal por ser recuerdos familiares. Como dice una de las estrofas del himno “como el oro y las piedras preciosas, engarzadas, coronan tus sienes, así Madre, los hijos que tienes vivirán junto a tu corazón”. Todos los palentinos contribuyeron para hacerla una corona símbolo de su amor. La corona material es símbolo de un amor profundo, sincero y secular a la Madre común, con el título precioso de la “Calle” y el cariñosísimo de “nuestra Morenilla”

El día 16 de abril 1949 Don Francisco Javier Lauzurica y Torralba fue promovido a la sede episcopal de Oviedo, después de regir la diócesis palentina durante seis años. No pudo ver cumplido su deseo. Su sucesor Don José Souto Vizoso, nuevo obispo de Palencia (1949-1970) recogió la idea de coronarla canónicamente y de hacer por fin una nueva y elegantísima corona. Se convocaron misiones populares en toda la diócesis y se siguieron recibiendo donativos, algunos muy importantes como el de Doña Manuela de Bedoya, que contribuyó con 100.000 pesetas, sin olvidarse de los pobres de la ciudad a los que dejo en su testamento otras 25.000 pesetas. Una comisión creada por el Sr, Obispo se encargó de buscar el artista que hiciese la corona y ésta eligió al gran orfebre burgalés Maese Calvo. En la ejecución de la corona, dijo el mismo artista: “he puesto todo mi entusiasmo de artista y mi fe de creyente. La imagen exigía el gótico florido y éste es el que adopte. y a él atemperé en la concepción y en desarrollo, lo mismo que en la aureola como las dos coronas. La corona de la virgen esta repujada y cincelada en oro de 18 quilates y la forma de un arco inferior decorado con ocho florones en cuyo centro van colocados brillantes de la mejor calidad, a los lados dos rubíes. Encima de este arco van otros ocho gajos con flores cardinas y trepadoras En los centros brillantes y a los lados dos pequeños rubíes El pabellón está compuesto de ocho gajos en formas de hojas de cardo partiendo los tallos de los florones matándose en el centro sobre el cual está representado el mundo y la cruz con cuatro brillantes. La corona del niño está realizada en la misma forma, alternando en el aro esmeraldas y rubíes. Los florones llevan perlitas. La aureola esta trabajada en plata de 900 ms y su forma general es la de una estrella de nervaduras de bóveda. Se compone de quince gajos unidos entre s”.

El día 30 de abril del año 1952 el Obispo de Palencia Don José Souto Vizoso anunció que la fecha de la coronación canónica sería el domingo 8 de junio de ese mismo año. La virgen fue coronada por el nuncio de su santidad en España Monseñor Cicogniani, con presencia del Obispo de Palencia, de Burgos, Cádiz-Ceuta, Calahorra, Oviedo y Barbastro y Salamanca, los abades mitrados de la Trapa, de Silos; el ministro de obras públicas, Conde de Vallellano; alcalde de Palencia, Señor García Germán; Rector de la Universidad de Valladolid, Dr. Caneja; gobernador civil de Palencia, Señor López Cancio; párroco de la Compañía; Presidente de la Diputación, Sr. Benito Quintero; presidente la audiencia, Sr Fraile; director general de Obras Hidráulicas, secretario de las cortes y presidente de la diputación de Madrid, marques de la Valdavia; y otras muchas autoridades de la región, además del cabildo en pleno, párrocos de la ciudad y muchos de la diócesis. La fecha quedó grabada en la memoria de todos los palentinos como día memorable

La corona de la canonización la lucirá la Virgen de la Calle el día de su fiesta como en años anteriores. Más que una obra de arte, que lo es, es la gran prueba de amor de todos los cristianos palentinos a su virgen queridísima de la Calle. Si alguien quiere verla de cerca y contemplar la belleza y riqueza que encierra lo puede hacer visitando el museo diocesano donde se custodia. Se dará cuenta del amor que la profesó y profesa Palencia.

José Luis Calvo Calleja
Director del Museo Diocesano y Delegado diocesano de Patrimonio

 

 

Print Friendly, PDF & Email