Nos llama, amigos Última hora

La comunión, fuente en la que renacer

El hoy en el que vivimos está marcado por la pandemia y sus efectos. Una situación compleja y poliédrica en la que muchas de nuestras construcciones sociales y culturales parecen venirse abajo. Empezamos a ser conscientes de las ruinas de un modelo muchas veces egoísta, excluyente e insolidario. Poco a poco vamos reconociendo lo solos que estamos. Un mundo globalizado e interconectado pero impersonal. Con redes sociales, pero sin una red cívica que sostenga nuestra sociedad. A muy pocas horas de cualquier lugar del mundo, y sin embargo a años luz de los que más sufren. Con acceso a infinidad de bienes de consumo, mas sin tiempo que “gastar” con nuestros mayores.

Todas esas grietas en la muralla de nuestra cultura reflejan una terrible enfermedad, el individualismo. Un individualismo del que no estamos libres ninguno, y ante el que la Iglesia tampoco es inmune. Un individualismo que puede tomar forma corporativa. Estructuras diocesanas que miran solo por sí mismas. Congregaciones en competencia. Diócesis que se miran por encima del hombro entre sí. Realidades eclesiales separadas por océanos de indiferencia. Por eso en lo personal y en lo pastoral estamos llamados a hacer vida la comunión. Así se lo comentaba el otro día a Antonio Bohórquez SJ, tras una pequeña acción pastoral conjunta, “así se hace Iglesia”. Un jesuita y un diocesano colaborando en un proyecto de una diócesis que no es la de ninguno de los dos, porque eso es secundario si entendemos realmente el ser Iglesia.

Una propuesta de comunión para la comunión

Esta confesión personal en la comunión de la Iglesia es a la vez una experiencia diaria en la realidad del Teologado de Ávila. Allí nos formamos seminaristas de seis diócesis distintas. Desde esa clave de comunión y con la mirada en la necesidad de reconstruir nuestra cultura, los seminaristas hemos preparado una campaña de Adviento que invita precisamente a vivir este tiempo como una preparación para renacer tras la experiencia que estamos viviendo.

#Renacer es una campaña basada en la necesidad de caminar juntos para resurgir tras el sufrimiento de estos meses. Para ello hemos tomado como punto de partida la sugerente reflexión de José Granados en su libro Tras la pandemia, reedificar. Hitos de esperanza. De esta forma 17 jóvenes, de seis diócesis distintas, hemos preparado una pequeña reflexión diaria para ayudar a caminar de una manera nueva hacia el pesebre. Un camino de esperanza, abierto a la fecundidad del futuro, enriquecido en la comunión de la familia – la personal, la comunitaria y la social – y valiente para mirar a la realidad y afrontar una etapa nueva. Un ejercicio de comunión no sólo en la interdiocesaneidad, sino también en la participación de personalidades referentes en la propuesta cultural y reflexiva de la Iglesia, en cuatro vídeos dominicales, e internacional ya que la campaña será ilustrada por Alexander, sc.

Al final no se trata de proponer campañas “de unos o de otros” sino ofrecer una propuesta enriquecida para todos. Por ello cada día intentaremos hacer pensar, buscar el fondo de nuestra vida e impulsar una nueva mirada a nuestra realidad. Desde el portal de pastoral vocacional de Ávila, mivocación.es, los seminaristas de Ávila, Palencia, Plasencia, Salamanca, Segovia y Zamora intentaremos hacer llegar este mensaje de esperanza a través de nuestras redes sociales. Ojalá nuestra comunión de trabajo dé frutos de comunión y esperanza en nuestro mundo. Nos leemos.

Javier Prieto
Seminarista de la Diócesis de Zamora
@Javi_PrietoP

 

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME