Revista Ecclesia » La cercanía hacia los ciudadanos, clave para los políticos, según el Papa Francisco
papa-francisco-pancarta

La cercanía hacia los ciudadanos, clave para los políticos, según el Papa Francisco

La cercanía hacia los ciudadanos, clave para los políticos, según el Papa Francisco

Al recibir, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano, a la Asociación Nacional de los Ayuntamientos italianos, el Papa Francisco les dijo que la cercanía a los ciudadanos es una “palabra clave” para la buena política, y también para la pastoral, porque la política, como servicio, comienza precisamente por la proximidad a la gente, a la vida real.

El Santo Padre también les dijo que el bien común es la “estrella polar” de todo compromiso en favor de la colectividad, destacando que en la actualidad, a él se opone la cultura del individualismo exasperado, de los intereses sectoriales, de los derechos subjetivos.

Al recordarles que viven en primera persona la tensión entre la globalización y el localismo, que no puede resolverse excluyendo a uno de los dos aspectos, sino más bien asumiendo plenamente los desafíos planteados por el nivel local, sin cerrarse, y teniendo abierta la mirada a la dimensión global, el Pontífice les dijo que su tarea es precisamente la de enlazar las cuestiones específicas y originales de cada uno de los territorios construyendo puentes y sólidos lazos con las instancias superiores. A la vez que destacó que cada día están llamados a afrontar problemas locales y que lo hacen teniendo presente una perspectiva más amplia.

Refiriéndose al nivel “global” el Papa Francisco afirmó que hoy suele percibirse como un peso, a causa de la crisis y de la consecuente reducción de los recursos disponibles. Por esta razón, destacó que el trabajo de los alcaldes es más valioso aún; porque cuando los recursos son pocos, es necesario administrarlos con mayor atención, con inteligencia y con gran sentido de la justicia.

También les recordó que pueden recurrir al secular patrimonio de experiencias de los ayuntamientos italianos, aplicando con sabiduría el principio de la subsidiaridad y el de la solidaridad. Mientras la fe cristiana, que en el curso de los siglos ha permeado las culturas, ha favorecido el enraizamiento de una cultura de paz, abierta a un horizonte de plenitud y de felicidad que es el del Reino de Dios.

Antes de impartirles su Bendición Apostólica, extensiva a sus ayuntamientos, colaboradores y la entera Nación italiana, el Obispo de Roma manifestó su deseo de que las raíces cristianas los ayuden también hoy a ser hombres y mujeres anclados firmemente a la tierra pero con un horizonte alto que los anime y los sostenga para realizar los pequeños pasos de cada día.

(María Fernanda Bernasconi – RV).



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa