Iglesia en España

La catedral de Valencia recibe autorización para ampliar su museo

Por Antonio DIAZ TORTAJADA, sacerdote-periodista

La Dirección General del Patrimonio Cultural Valenciano de la Conselleria de Cultura ha autorizado el proyecto básico de restauración y ampliación del museo de la Catedral de Valencia, que permitirá acceder al subsuelo de la Seo y mostrar los restos de la antigua mezquita y anterior catedral visigótica, así como exponer al público obras de arte que en la actualidad se encuentran almacenadas.

Bajo la planta del museo catedralicio, donde ya se realizó una excavación arqueológica durante los años sesenta, donde aparecieron restos de la Catedral más primitiva, restos visigodos y romanos, y también de la antigua mezquita, que seguramente estaba bastante próxima al crucero y presbiterio.

Tras el descubrimiento de los frescos renacentistas del altar mayor, la Catedral de Valencia no ha cesado en el empeño por aumentar su crédito como gran referente artístico de la ciudad. Con el proyecto ahora aprobado por la Dirección General del Patrimonio Cultural Valenciano que el cabildo tiene entre manos puede convertir en realidad el sueño de cualquier arqueólogo de la capital: Excavar en la primera iglesia valenciana.

Así, la Catedral valenciana presentó una solicitud de investigación arqueológica en el subsuelo con el objetivo de ampliar el actual museo catedralicio.

La iniciativa supone actuar en la planta superior de la sala que acoge en la actualidad el museo y también en el sótano. Ello implica evidentemente una intervención arqueológica que, si las referencias históricas no fallan, tiene muchas posibilidades de sacar a la luz los restos de la mezquita mayor de la Balansiya musulmana (del siglo VIII) e incluso de la primera Catedral visigoda, de la que ya aparecieron algunos vestigios en la plaza de la Almoina. No es ninguna ilusión que la huella romana también aparezca durante la futura excavación.

El cabildo metropolitano tiene otros proyectos. El que antes debe ser realidad es la restauración del “reconditorio” de la sacristía, una pequeña sala oculta, sólo accesible a través de una escalera de mano, que guarda unas valiosas pinturas murales del siglo XIV. Estas pinturas representan una de las manifestaciones pictóricas más antiguas de Valencia. Se trata de figuras de 50 a 60 centímetros que representan dos escenas bíblicas. Pertenecen al estilo gótico lineal (trazos negros rellenos de color; se distingue de la pintura románica por su menor hieratismo), del que permanece alguna muestra en Xàtiva y Llíria.

Por otra parte, el arquitecto Salvador Vila tiene presentado ya el proyecto de recuperación de las capillas absidiales del templo, lo que culminaría la restauración de la zona de la girola. El objetivo es sacar a la luz las cornisas de inspiración románica de estos absidiolos –es una de las partes primitivas del templo– y las estructuras originales de las ventanas.

Al autorizar la Consellería de Cultura el proyecto básico de restauración y ampliación del museo de la Catedral de Valencia, ahora se espera buscar fondos para su financiación.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.