Cultura

La catedral de Sigüenza, soneto de Francisco Vaquerizo

La catedral de Sigüenza, soneto de Francisco Vaquerizo

“Ahí la tenéis, solemne y recatada,

ganándole al tiempo la partida;

ahí la tenéis, humilde y agresiva

como una adolescente contrariada.

 

Ahí la tenéis, jornada tras jornada

en un combate a muerte por la vida;

ahí la tenéis, como una flor prendida

en los ojales de la madrugada.

 

Venid a contemplar sus esplendores,

a ver cómo navega por la historia,

sin dudas, sin desmayos, sin temores.

 

Nunca olvidéis que es vuestra gran memoria

y que ella ha sido desde sus albores

-y será siempre- vuestra mayor gloria”.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.