Iglesia en España Última hora

La catedral de Segovia mostrará la historia del infante Don Pedro y María del Salto

El cabildo catedral de Segovia ha organizado la visita guiada «Del sepulcro del infante Don Pedro al de María del Salto», en la que recorrerá la historia de estos dos personajes importantes de la ciudad. Estas visitas se realizan en colaboración con el ayuntamiento de Segovia.

Se han elegido como principales protagonistas de la visita al Infante Don Pedro y María del Salto ya que ambos descansan muy cerca, dentro de la zona claustral, fueron trasladados el mismo día desde la antigua catedral hasta la actual, el 25 de agosto del 1558, y tanto el sepulcro del Infante como la urna y pintura han sido recientemente restaurados por el Cabildo Catedral.

La  IV edición de «Tiempo de Ánimas» organizada por la Concejalía de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Segovia se celebrará entre el viernes 30 de octubre y el 2 de noviembre y contará este año con cerca de una treintena de visitas guiadas, dos talleres para niños, narrativa para adultos, una oferta gastronómica especial y dos rondas de ánimas.

La historia de la ciudad a través de dos de sus personajes

La visita guiada comenzará en la capilla de Santa Catalina donde su ubica el sepulcro del infante Don Pedro, hijo de Enrique II, fallecido cuando era un bebé al caerse, según cuenta la leyenda, por una de las ventanas del Alcázar de Segovia en el 1366. El guía oficial de la catedral encargado de realizar este tour ofrecerá a los asistentes información sobre la historia en torno al infante y su muerte, el traslado de sus restos desde la antigua catedral hasta su lugar actual, además de la restauración realizada recientemente en el sepulcro. Dentro de la explicación se detallará la investigación genética y antropológica de los restos óseos, aún en marcha, hallados el pasado noviembre en el interior del sepulcro.

El tour continuará en el claustro donde se encuentra la urna que guarda los restos de María del Salto y, en su parte superior, un gran fresco que inmortaliza el conocido milagro acontecido hacia el año 1237. María del Salto había sido acusada de adulterio y condenada a ser arrojada desde lo alto de las Peñas Grajeras, a cuyos pies se levanta ahora el santuario de Nuestra Señora de la Fuencisla. Al encomendarse a la Virgen María se salvó y no sufrió ningún daño. Esta urna y la pintura fueron restauradas entre diciembre de 2019 y marzo de este año.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME