Carta del Obispo Iglesia en España

La campaña contra el hambre en el Año de la Misericordia, por Manuel Sánchez Monge, obispo de Santander

La campaña contra el hambre en el Año de la Misericordia, por Manuel Sánchez Monge, obispo de Santander

LA CAMPAÑA CONTRA EL HAMBRE EN EL AÑO DE LA MISERICORDIA

Queridos diocesanos: Durante este año 2016 iniciamos la Campaña de Manos Unidas que tiene como lema: “Plántale cara al hambre: Siembra”. Pretende recordarnos lo que S. Juan Pablo II denominaba “paradoja de la abundancia”: hay comida para todos, pero no todos pueden comer. Acabar con el hambre es un paso decisivo a la hora de promover un mundo cada vez más justo.

En este Año Jubilar nos recuerda el Papa Francisco: “No caigamos en la indiferencia que humilla, en hacer lo de siempre que anestesia el ánimo e impide descubrir la novedad, en el cinismo que destruye. Abramos nuestros ojos para mirar las miserias del mundo, las heridas de tantos hermanos y hermanas privados de la dignidad, y sintámonos provocados a escuchar su grito de auxilio” (Misericordiae vultus, 15)

También desea el Papa que se reflexione y se pongan en práctica las obras de misericordia, tanto materiales como espirituales; y no podemos olvidar que entre ellas figura “dar de comer al hambriento”: “Es mi vivo deseo que el pueblo cristiano reflexione durante este jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales. Será un modo para despertar nuestra conciencia, muchas veces aletargada ante el drama de la pobreza, y para entrar todavía más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son privilegiados de la misericordia divina” (MV 15)

Manos Unidas trabaja para erradicar el hambre y el subdesarrollo en el mundo financiando proyectos para favorecer el acceso a la tierra, al agua, a las semillas, a las nuevas tecnologías y a los mercados, mejorando las capacidades de los pequeños agricultores, facilitando la creación de cooperativas, exigiendo la responsabilidad de los Estados para garantizar los derechos humanos, específicamente el derecho a la alimentación, etc… Felicito por su trabajo a la Delegación de nuestra diócesis de Santander y les animo a continuar en la tarea.

Pidamos al Señor por Manos Unidas y por su entrega; para sembrar el Evangelio de la vida, la esperanza y la paz. Manos unidas partiendo el pan con todos, manos abiertas para estrechar al mundo entero. Siempre más manos y cada vez más unidas.

Con mi afecto y bendición,

+Manuel Sánchez Monge,

Obispo de Santander

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email