oracion-papa-francisco
Iglesia en España

La Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) da la bienvenida al Santo Padre Franciso

La Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y su obra educativa, el CEU, saludan con alegría al Papa Francisco I, dando gracias a Dios por su rápida elección y sumándose a todos los que en el mundo entero forman la Iglesia Católica. Al igual que han hecho a lo largo de sus más de cien años de historia, los propagandistas se ponen de nuevo a disposición del sucesor de Pedro. Al fin y al cabo, la ACdP nació en 1908 de la mano del padre jesuita Ángel Ayala, por indicación del Papa San Pío X y, década a década, obra a obra, ha mantenido su obediencia filial al Santo Padre y la atención permanente a su magisterio, en comunión con los Obispos.

Los Cardenales, inspirados por el Espíritu Santo en el cónclave, han sabido ver en Jorge Mario Bergoglio, hasta ahora Cardenal-Arzobispo de Buenos Aires (Argentina), a la persona indicada para guiar a la Cristiandad en los próximos años. Una tarea que no va a ser fácil en el momento actual, como tampoco lo ha sido a lo largo de la historia. No hay que olvidar que los sucesivos Pontífices han tenido que enfrentarse durante más de veinte siglos a mil y un problemas internos y externos: a cismas y concilios, a guerras mundiales y ascensiones y caídas de regímenes. A lo largo de las décadas, la Iglesia, edificada en roca, se ha mantenido firme y fiel al mensaje de Jesucristo y a su misión.

Si siempre resulta emocionante contemplar la fumata blanca y oír el «habemus Papam» en la Plaza de San Pedro, no lo ha sido menos en esta ocasión escuchar el mensaje del Santo Padre -el primer Pontífice hispanoamericano, y jesuita- dirigido a los corazones de todos los fieles desde el balcón central de la basílica, rogándonos, con enorme humildad, que pidamos a Dios que le bendiga en su nuevo camino, que debe ser de amor y hermandad.

Plenamente consciente de la enorme responsabilidad que recae sobre sus hombros, estamos seguros de que a este Papa, de profunda espiritualidad ignaciana, le conforta saber que cuenta con la oración y la ayuda de la Iglesia Universal en su ingente y trascendental tarea pero, sobre todo y antes que nada, con la del Señor, sabedor Su Santidad Francisco I, como el Apóstol San Pablo, deque «todo lo puede en Aquel que le conforta». Dios le bendiga.

Madrid, 13 de marzo de 2013

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.