Revista Ecclesia » La archidiócesis de Madrid «quiere colaborar en la historia desde una escucha lo más amplia posible»
Destacada Iglesia en España Última hora

La archidiócesis de Madrid «quiere colaborar en la historia desde una escucha lo más amplia posible»

«Queremos colaborar en la obra de Dios en la historia y deseamos hacerlo desde una escucha a todos lo más amplia posible, no solo desde nuestras elucubraciones por muy importantes que sean».

Así ha invitado el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, a «escuchar a los de dentro y a los de fuera también. […] Este trabajo sinodal es también un tiempo de gracia, porque es ocasión de encuentro, escucha y reflexión».

El camino que iniciamos como Iglesia lo hacemos juntos

La catedral de Santa María la Real de la Almudena ha acogido este domingo, 17 de octubre, la Misa solemne de apertura de la fase diocesana del Sínodo de los Obispos dedicado a la sinodalidad, cuyos trabajos incluirán también una fase continental y concluirán con la Asamblea de octubre de 2023 en Roma. «El camino que iniciamos como Iglesia lo hacemos juntos, unidos, abrazados, en comunión, abrazados por el mismo amor del Señor que nos llamó a formar parte de su Iglesia que recibe y vive el don de la unidad y que desea abrirse a la voz del Espíritu», ha asegurado el arzobispo de Madrid.

En la celebración, en la que también han estado presentes el cardenal Aquilino Bocos y los cuatro obispos auxiliares de Madrid.

El cardenal Carlos Osoro ha incidido en que «no estamos abriendo un parlamento ni tampoco vamos a hacer un sondeo de opiniones», sino que «toda la Iglesia universal se pone en camino» y, a través de cada Iglesia particular, inicia una consulta en la que el primer «protagonista» es el Espíritu Santo.

 

Comunión, participación y misión

En este sentido, dado que el lema del Sínodo es Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión, el arzobispo ha explicado que «comunión y misión son expresiones teológicas que nos hablan del misterio de la Iglesia» y que «el Concilio Vaticano II nos habla de que la comunión expresa la naturaleza misma de la Iglesia y afirma también que la Iglesia ha recibido la misión de anunciar el Reino de Cristo y de Dios e instaurarlo en todos los pueblos, y constituye en la tierra el germen y el principio de ese Reino».

La participación, por su parte, «es una exigencia bautismal» porque, en expresión del apóstol san Pablo, «todos nosotros fuimos bautizados en un mismo espíritu para formar un solo cuerpo» (1 Cor 12, 13). «Para toda la Iglesia el punto de partida no puede ser otro que el Bautismo, que es nuestro manantial de vida; con ministerios y carismas diversos, todos estamos llamados a participar en la vida y en la misión de la Iglesia», ha abundado el purpurado.

Como «el Hijo del Hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos», ha proseguido, «deseamos servir y no ser servidos, deseamos recoger la vida y las preocupaciones de los hombres y dar la respuesta que dio Jesucristo», ha concluido.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa