Firmas

La alegría, por José-Román Flecha (Diario de León, 28-12-2013)

exhortacion

“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría”. Así comienza la exhortación “Evangelii gaudium”, es decir, “La alegría del Evangelio”.

Este documento ha sido firmado por el Papa Francisco el día 24 de noviembre, en el que se clausuraba el Año de la Fe. Bien sabemos que, aun conociendo la tristeza que embargaba a sus discípulos en la hora de la despedida, les prometía Jesús una alegría que nadie les podría arrebatar (Jn 16, 22). Y San Pablo entiende la alegría como fruto del Espíritu, justo después del amor (Gál 5, 22).

Sin embargo, a Nietzsche los cristianos le parecíamos sepultureros. Seguramente no siempre hemos visto la alegría como un don de Dios y como una virtud que hay que cultivar. Sería una ingratitud hacia Dios despreciar las sanas alegrías que Él ha puesto en los corazones humanos. Nada humano nos es ajeno, como decía el poeta romano Terencio.

Como evocando el verso de aquel esclavo, el Concilio Vaticano II afirma que “los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo” (GS 1).

En una hermosa exhortación a la esperanza, a los diez años de la clausura del Concilio, escribía el papa Pablo VI: “La sociedad tecnológica ha logrado multiplicar las ocasiones de placer, pero encuentra muy difícil generar alegría. Porque la alegría tiene otro origen. Es espiritual. A veces no faltan el dinero, la comodidad, la higiene y la seguridad material; pero el tedio, la aflicción y la tristeza forman parte, por desgracia, de la vida de muchos”.

De forma semejante, el Papa Francisco escribe ahora que “el gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada”.

En vísperas de la Navidad del año 2008, Benedicto XVI nos decía que “ante el belén, podremos gustar la alegría cristiana, contemplando en Jesús recién nacido el rostro de Dios que por amor se acercó a nosotros”.

Así pues, no podemos confundir la alegría con las satisfacciones inmediatas. Tampoco podemos encerrarnos en el regusto de una pretendida alegría individualista que ignore el sufrimiento de nuestros hermanos. Hemos de vivir con la alegría que el ángel anunciaba a los pastores que pasaban la noche al raso en los campos de Belén.

El anuncio es la clave. Porque “la alegría del Evangelio que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría misionera”. Ese es el camino que nos señala el Papa Francisco: transmitir con alegría la Buena noticia que hemos recibido.

 

José-Román Flecha Andrés

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La alegría, por José-Román Flecha (Diario de León, 28-12-2013), 10.0 out of 10 based on 5 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,