Revista Ecclesia » La actual ley orgánica para la mejora de la calidad educativa en España
playa
Opinión

La actual ley orgánica para la mejora de la calidad educativa en España

 Ante el fracaso escolar y la deficiente enseñanza de determinadas materias escolares, la actual Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa en España, (Lomce) promovida por el gobierno popular como una mejora urgente e inaplazable de las leyes orgánicas socialistas, LOGSE  de 1990 y LOE de 2006, establece en síntesis los siguientes cambios:

 A-Pruebas externas de evaluación de los alumnos al terminar el ESO y el  Bachillerato. Las del ESO solo tienen carácter orientativo y las del Bachillerato tienen carácter selectivo para poder pasar a la etapa siguiente. Los alumnos suspendidos tienen la opción de pasar a la Formación Profesional. Las pruebas superadas de Bachillerato sustituyen a la de Selectividad.

B-En el tercer curso de ESO, los alumnos tienen que elegir entre la Formación

Profesional o el Bachillerato. Los  de segundo de ESO que repitan dos veces no podrán pasar al curso tercero, pudiendo acceder a una Formación Profesional básica.

C-El Estado se reserva el establecimiento del contenido de las asignaturas troncales (Matemáticas, Ciencias, Lengua y Literatura, Historia e Idioma extranjero), y  las Comunidades Autónomas podrán establecer el contenido de las asignaturas de carácter opcional, aunque los objetivos y criterios los fijará el Estado. Las lenguas cooficiales pierden la consideración de asignaturas troncales.

D-El Estado subvenciona a los centros educativos privados catalanes que acojan a alumnos que no encuentren centros públicos o privados que tengan  el castellano como lengua vehicula. Su importe descontará de las transferencias a la Comunidad Autónoma.

E-Da plena validez a la asignatura de la Religión Católica que contará en el expediente académico y para pedir una beca. Se establece como alternativa a la Religión Católica, la de los Valores Culturales y Sociales en primaria y la de los Valores Éticos en secundaria, y desaparece la Educación para la Ciudadanía.

F-El Consejo Escolar, formado por la administración, dirección, profesores, padres, y, en su caso, de alumnos, es el órgano de gobierno de los centros públicos y privados concertados, aunque pierde atribuciones que pasan a la dirección del centro, tales como, presupuestos, proyectos educativos o procesos de admisión de alumnos y la elección del director en los centros públicos.

G-Los centros públicos podrán especializarse en un área determinada, como por ejemplo, en ciencias o deportes, o en un tipo de enseñanza de Formación Profesional o de Bachillerato, e implantar planes de mejora para optar a fondos extraordinarios aportados por la administración.

H-La oferta de plazas de enseñanza pública y privada  se organiza atendiendo a la demanda social de los padres para la escolarización de sus hijos.

 I-Los colegios exclusivos de alumnas  o de alumnos podrán seguir recibiendo dinero  público.

Se oponen a ella, los partidos de izquierda, los sindicatos, ciertas asociaciones de padres y alumnos de la enseñanza pública por la reducción del gasto público en educación escolar, por apoyar a la escuela privada y a los colegios de la Iglesia, y los partidos nacionalistas gallegos, catalanes y vascos por considerar que dicha ley no establece las lenguas cooficiales como asignaturas troncales sino como asignaturas de especialización opcionales.

 La educación escolar en España,  durante la Edad Media y la Moderna, consistía en la enseñanza de la gramática, retórica, dialéctica y doctrina cristiana impartida por los monjes en los monasterios, por el clero secular en las catedrales y parroquias y por los religiosos en los colegios y conventos. A partir del XIX, por influencia de la ilustración, liberalismo e industrialización, el Estado establece  la enseñanza escolar por medio de maestros y profesores pagados por la hacienda estatal pública, siguiendo Iglesia con su enseñanza escolar  en sus escuelas y colegios.

Hoy día,  el Estado, la Iglesia y las Comunidades Autónomas deben organizar la educación escolar primaria y secundaria más universal y más humana mediante una programación de conocimientos útiles, de reglas sociales de conducta y de valores éticos y religiosos. Los padres deben colaborar con su experiencia de vida y los profesores enseñando dichos contenidos programáticos cultivando el entendimiento, la memoria y la voluntad de los alumnos bajo un clima y una atmósfera de respeto, confianza y disciplina.

José Barros Guede

A Coruña, 17 diciembre  del 2013



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa